Descubre 7 ventajas del acolchado

Descubre 7 ventajas del acolchado
Rate this post

El acolchado o mulching consiste en distribuir en el suelo, un filme para evitar las malas hierbas y mantener la humedad alrededor de las plantas cultivadas.

Se utiliza el  plástico generalmente de polietileno o plásticos biodegradables de origen biológico -derivado del almidón de maíz- a partir de celulosa o combinaciones de diferentes sustancias

 

TECNOLOGÍA
¿Es usted un horticultor que tiene cuidado de producir de manera sostenible? ¿Eres un agricultor orgánico? ¿Estás siguiendo las pautas de este tipo de producción? ¿O desea, más prosaicamente, reducir los costos de su proceso de producción al mejorar la calidad de sus cultivos? Entonces no se puede pensar seriamente en introducir mantillo. Siempre y cuando no quieras castigarte a ti mismo dedicando tu tiempo a eliminar las malas hierbas. Trataremos a continuación la técnica del acolchado, cómo se aplica y los beneficios que ofrece.

El acolchado o mulching tradicional consiste en distribuir en el suelo, alrededor de las plantas cultivadas, paja, otros residuos de cultivos, hojas secas, estiércol u otro material (creando un abono) para proteger los cultivos de la competencia con las malas hierbas, de las heladas, de las temperaturas demasiado altas y ayudar a preservar la reserva hídrica de la tierra.

Hoy, en sustitución de estos materiales sueltos y, por lo tanto, muy permeables tanto al aire como al agua, se utilizan películas -hojas de plástico- continuas, de origen plástico -generalmente polietileno con aditivos, baja densidad- o plásticos biodegradables de origen biológico -derivado del almidón de maíz- a partir de celulosa o combinaciones de diferentes sustancias y en este caso los plásticos para acochados fabricados con estas materias primas tienen la “etiqueta de calidad” biodegradables. (Ver AQUÍ acolchados con plásticos convencionales y biodegradables

Los plásticos biodegradables ofrecen la innegable ventaja de evitar la recolección al final del ciclo y de dejar (como ocurre inevitablemente) residuos de plástico en el suelo. La velocidad de degradación de lo biológico varía según el tipo de material (por ejemplo, la degradación de los materiales derivados del almidón de maíz en comparación con los celulósicos es más rápida) y de acuerdo con la fertilidad del suelo y su carga microbiana.

Sin embargo, la tasa de degradación está en contraposición con la duración de la película y, por lo tanto, un buen material debe poseer propiedades mecánicas adecuadas, resistir intacto siempre que realice su función y degradarse rápidamente poco después. Por esta razón, además de una simple conveniencia de costo, hoy en día las películas de celulosa y sus derivados casi han desaparecido del mercado, reemplazadas por películas hechas de maíz.

Este material se obtiene del procesamiento del almidón de maíz y se distingue por sus cualidades de resistencia, buena biodegradabilidad al final del ciclo y una duración compatible con los ciclos de producción de la horticultura (aunque varía según el grosor). En suelos con baja actividad biológica, la diferencia residual de un año puede exceder el 5-6% en peso; en suelos biológicamente activos ya no es visible.

El mulching es una técnica tan antigua como la agricultura, nacida sobre todo para limitar el desarrollo de malezas, un gran problema en el pasado y no es fácil de manejar incluso hoy en día. El acolchado, evitando que la radiación solar alcance las hojas jóvenes de la maleza e impidiendo físicamente su crecimiento, resuelve bien este aspecto.

Acolchadora de Forigo D-35. La máquina en la misma pasada conforma la mesa de cultivo, instala la cinta de riego y el film de acolchado

El mulching realiza o puede realizar otras funciones porque su uso interfiere con diferentes parámetros físicos, químicos y biológicos del suelo, con el desarrollo del cultivo y algunos parásitos. Por lo tanto, en función del comportamiento que muestra la película en relación con la permeabilidad a la luz y al gas, los efectos y, por lo tanto, la acción adoptada cambian. La calidad intrínseca del material utilizado como acolchado, por otro lado, depende de las características mecánicas: resistencia a la tracción, resistencia al desgarro, resistencia al impacto y alargamiento.

Analicemos en detalle cómo el acolchado realizado con una película continua puede cambiar positivamente el entorno de crecimiento.

1 – Acolchado: calentamiento del suelo y anticipación de la cosecha
El film proporciona un aumento más o menos intenso de la temperatura del suelo a través de dos mecanismos. Con película transparente (estos solo están hechos de polietileno) el calentamiento se obtiene por efecto invernadero; con películas opacas y de color oscuro por la absorción de la radiación solar incidente que, transformada en calor, se transmite por convección y conducción al suelo.

El uso de películas oscuras en los cultivos de primavera permite obtener un avance en la siembra en campo abierto y en la maduración de los vegetales, lo que le permite llegar a los mercados como primicias.

2 – Acolchado: control de malezas
Las películas opacas a la radiación solar y, en particular, a aquellas longitudes de onda activas para la fotosíntesis, que están entre 400 y 490 nm (banda azul) y entre 560-700 nm (banda roja), evitan la fotosíntesis y, por lo tanto, el desarrollo de las malas hierbas.

En películas parcialmente transparentes en estas longitudes de onda, el desarrollo de malezas puede ocurrir de todos modos, pero para frenar o eliminar las plántulas jóvenes, se produce una acción mecánica de contención hecha por la película y un aumento en la temperatura de la atmósfera entre la película y la del suelo que puede provocar daños en las hojas y por tanto la muerte de la planta.

3 – Acolchado: reducción de la evaporación
El uso de películas de acolchado siempre implica una reducción de la evaporación del agua, ayudando a preservar los recursos hídricos disponibles para el cultivo. Sin embargo, las películas y, en particular, los productos biodegradables no son completamente impermeables a los gases, pero el paso del vapor de agua es obviamente muy limitado.

Las películas, por lo tanto, también permiten ahorrar agua de riego que generalmente se distribuye por medio de una manguera adecuadamente perforada y se pone en contacto con el suelo cuando se coloca la película. Una excelente solución para aumentar el ahorro de agua en la agricultura.

4 – Acolchado: reducción de enfermedades fúngicas
El uso de películas continuas reduce la aparición de enfermedades causadas por algunos patógenos fúngicos y bacterianos. Este efecto se debe a varios factores. El primero es debido a la separación física entre el suelo y parte de la planta constituida por la película. El segundo depende de las características microclimáticas que se establecen sobre el suelo caracterizadas por una menor humedad y una mayor temperatura.

Finalmente, la susceptibilidad reducida del cultivo acolchado frente a muchos patógenos también debe buscarse en la reducción de los estreses que pueden debilitar la resistencia natural del cultivo.

5 – Acolchado: acciones de estimulación de la fotosíntesis y / o maduración de las frutas o evitando ataques de insectos
Las películas continuas producen una modificación (cuantitativa y cualitativa) de la radiación solar disponible debajo y sobre la película. Esto afecta el desarrollo tanto de las malezas como de los cultivos. Los efectos producidos por la película de acolchado dependen de las características de trasmitancia, absorción y reflexión para cada una de las longitudes de onda de la luz y para los rayos ultravioleta (UV) que caracterizan el material.

Por ejemplo, las películas con un alto albedo, es decir, una alta reflexión, se utilizan para aumentar la capacidad fotosintética del cultivo. Estas películas se caracterizan por una reducida trasmitancia (es decir, no pasa el haz de luz) y, por lo tanto, evitan el desarrollo de malezas. Para estimular una coloración más homogénea de los frutos, también es necesario utilizar películas caracterizadas por la capacidad de reflejar solo ciertas longitudes de onda de la luz y los rayos UV. En estos casos, algunas películas tienen diferentes colores en los dos lados: negro adentro para prevenir el crecimiento de malezas; amarillo, o gris plateado, u otro color en el exterior para reflejar las longitudes de onda consideradas útiles. Estos plásticos se fabrican por co-extrusión.

En este sentido, se ha demostrado que el reflejo de algunas longitudes de onda afecta negativamente la presencia de insectos voladores como los áfidos y algunos lepidópteros diurnos. La reducción de la presencia de estos insectos también disminuye la propagación de virosis e infecciones bacterianas que a menudo acompañan a los insectos. Además, los colores claros (y, por lo tanto, altamente reflectantes) reducen las variaciones de temperatura entre el día y la noche.

La elección del color, por lo tanto, también debe realizarse de acuerdo con las necesidades del cultivo y la estación, pudiendo favorecer el efecto térmico (si desea anticipar la producción), la reflexión (si desea aumentar la radiación solar disponible para el cultivo), o condiciones intermedias.

6 – Acolchado: ciclo de nitrógeno
Otros efectos se relacionan con el ciclo de los compuestos nitrogenados, ocurriendo un fenómeno positivo relacionado con una menor evaporación de nitrógeno amoniacal, como resultado de la barrera física constituida por la película, y la actividad biológica del suelo, con una aceleración de los procesos metabólicos, debido al calor y manteniendo un buen nivel de humedad.

7 – Acolchado: limpieza del producto
La presencia de la película reduce o previene (dependiendo del ancho) que el riego (si es tipo lluvia) o la lluvia salpiquen con tierra el producto. Este solo efecto, cuando el producto son ensaladas, por ejemplo, basta para llevar a muchos productores a usar film, también y sobre todo en una perspectiva de agricultura sostenible. Sin embargo, hay muchos otros cultivos que también pueden beneficiarse de este efecto de mayor limpieza.

¿Cómo incluir el acolchado en el proceso de producción?
La implementación del acolchado presupone la adopción de algunas precauciones. Por ejemplo, es deseable reemplazar los sistemas de riego por aspersión con sistemas de mangueras porque, además de garantizar el ahorro de agua, permiten que la barrera producida por la película sea obviada de manera más eficiente. Usando el riego por aspersión, las películas están microperforadas para que sean permeables al agua, pero siguen ralentizando el paso del agua, aumentando las pérdidas por evaporación.

Además, es necesario modificar los métodos de fertilización recurriendo, para las eventuales fertilizaciones de cobertura previstas, a la fertilización foliar (fertilizantes líquidos distribuidos con pulverizadores) o a la fertirrigación.

Para la implantación del cultivo es necesario recurrir a las trasplantadoras capaces de trabajar con acolchado o a sembradoras especiales, capaces de perforar el plástico para depositar la semilla en el suelo. En este sentido, cabe mencionar a la maquinaria Modula, una sembradora de precisión, polivalente e innovadora, capaz de sembrar, incluso tacos, directamente, con el plástico ya extendido.

Acolchadora simple CoModus

La colocación de la película de mulching -plástico común o biodegradable- puede llevarse a cabo por la máquina que realiza el último trabajo del suelo, o por una máquina especializada para esta operación -la máquina de mulching- o directamente por la máquina de trasplante. La elección tecnológica implica una estrategia de trabajo diferente y, sobre todo, ofrece una serie de ventajas diferentes que deben analizarse bien en el contexto de producción específico.

Cuando la colocación de la película se combina con el trabajo del suelo, es más fácil hacer camas para reducir los problemas de asfixia de las raíces, creando un gradiente de humedad en el suelo que favorece el desarrollo y la exploración radical. Cuando las camas son muy elevadas respecto al nivel del suelo, la colocación del film al mismo tiempo que la formación de la cama representa la única opción viable.

La colocación de la película para acolchado combinado con el trasplante se puede realizar con diferentes tipos de máquinas. Podemos distinguir aquellas que pueden operar con una película ya extendida que en muchos casos también están preparadas para albergar un colocador de film, de aquellas que deben proceder a la colocación del film después de hacer el surco. La planta se coloca posteriormente a la extensión del film. Este segundo tipo está especializada en el trasplante de plantel cultivado en tacos.

Conclusión
El acolchado ofrece varias ventajas. En este artículo hemos visto los 7 principales. Entrando en cada cultivo existen otras más específicas.
Para que esta técnica ofrezca los beneficios descritos anteriormente, debe asegurarse de que se lleve a cabo correctamente. Las láminas y cualquier sistema de riego de mangueras deben estar bien colocados y asegurados al suelo. Forigo, entre sus soluciones, presenta máquinas para acolchar que también pueden utilizarse en las situaciones más exigentes, tanto individualmente como en combinación con máquinas que realizan trabajos antes de colocar la lámina (como enterradoras y enrolladoras).

Esperamos que este artículo le haya sido útil. Si necesita más información o desea saber qué máquina sería mejor utilizar en su caso específico, ¡no dude en contactar a Forigo roteritalia!

Este artículo es una contribución de Forigo – Roteritalia al conocimiento de las ventajas de la práctica del acolchado

Fuente
Pacciamatura: Scopri 7 vantaggi di questa tecnica
Traducción A. Namesny, info@poscosecha.com

Informaciones relacionadas

Acolchados biodefgradables, el agrobiofilm

Forigo Roter Italia

Modula, la sembradora eléctrica de Forigo Roteritalia, multi-premiada

 

Últimos tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies