Agricultura regenerativa, una opción doblemente win-win para hombre y medio ambiente

Agricultura regenerativa, una opción doblemente win-win para hombre y medio ambiente

Las cuatro maneras de la agricultura regenerativa como tecnología probada que ha demostrado generar situaciones beneficiosas para el hombre y el medio ambiente 

 

Por Charles L. Wilson
Fundador / presidente y CEO de World Food Preservation Center® LLC

Traducción del original: Alicia Namesny

 

18.06.2020 – PUBLICACIONES:
Incluso si eliminamos completamente todas las emisiones de dióxido de carbono (CO2) liberadas por el hombre a la atmósfera, permanecerán concentraciones suficientes de CO2 y otros gases de efecto invernadero para causar el calentamiento global. Para combatir eficazmente el calentamiento global debemos retirar simultáneamente cantidades sustanciales de CO2 de la atmósfera mientras reducimos las emisiones de CO2.

La agricultura regenerativa es una tecnología probada, lista para utilizar, que, si se implementa a nivel mundial, puede extraer suficiente CO2 de la atmósfera para revertir la emergencia climática.

Siempre estamos buscando un resultado “ganar-ganar”. En raras ocasiones, nos encontramos con un resultado cuádruple “ganar-ganar-ganar-ganar”. Esto ocurre cuando producimos alimentos utilizando un modelo de agricultura regenerativa en lugar del modelo de agricultura convencional (industrial).

Las ventajas de la agricultura regenerativa sobre la agricultura convencional son:
(1) Se retira considerablemente más CO2 de la atmósfera y se almacena en el suelo
(2) Se reducen las emisiones atmosféricas de CO2 producidas en la agricultura
(3) No se requieren pesticidas sintéticos, fertilizantes y organismos genéticamente modificados (OGM) para producir alimentos, y
(4) Se crean suelos enriquecidos con carbono más saludables que retienen más agua y soportan plantas más resistentes al cambio climático.

Ventajas de la agricultura regenerativa sobre la agricultura convencional
La “Segunda Revolución Verde” promovida por la Agricultura Convencional no está cumpliendo su promesa de alimentar al mundo. Según las Naciones Unidas, el hambre mundial está aumentando por primera vez en décadas. Se espera que la población mundial alcance los 9,6 mil millones para 2050. Con la agricultura convencional nos quedaremos muy cortos de alimentos suficientes para alimentar a una población mundial en rápido crecimiento.

Para producir más alimentos para una creciente población mundial, la agricultura convencional planea aumentar las aplicaciones de fertilizantes y pesticidas sintéticos junto con organismos modificados genéticamente (OMG). Claramente necesitamos adoptar prácticas agrícolas regenerativas en lugar de prácticas agrícolas convencionales para alimentar a la creciente población mundial y mantenerla saludable.

¿En qué difiere la agricultura regenerativa de la agricultura convencional?
A principios de la década de 1980, el Instituto Rodale fue el primero en usar el término “agricultura regenerativa”. Robert Rodale declaró: “Al avanzar bajo el estandarte de la sostenibilidad, en efecto, continuamos obstaculizándonos al no aceptar un objetivo suficientemente desafiante. No estoy en contra de la palabra sostenible, sino que estoy a favor de la “agricultura regenerativa”.

Varias formas de agricultura regenerativa se denominan: “Agroecología”, “Permacultura”, “Biodinámica”, “Pasturas regenerativas” y “Silvipasturas”. La agricultura regenerativa difiere dramáticamente de la agricultura convencional en que no depende de los insumos de pesticidas / fertilizantes sintéticos y OMG. Los resultados son suelos más saludables, cultivos más saludables, alimentos más saludables, personas más saludables y animales más saludables.

La agricultura regenerativa lleva a cabo prácticas que promueven la salud del suelo y sus fuerzas regenerativas naturales. Algunas de estas prácticas incluyen la siembra directa, la rotación de cultivos, los cultivos de cobertura perennes, el compostaje y el pastoreo holístico. Las plantas dependen de los organismos en el suelo para movilizar los nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas. La agricultura regenerativa promueve una mayor diversidad de plantas que resulta en una mayor diversidad microbiana en los suelos, lo que conduce a una mejor nutrición de las plantas y al almacenamiento de carbono.

WIN # 1 – Conversión de CO2 atmosférico en carbono orgánico del suelo (SOC, Soil Organic Carbon)
Los suelos cultivados del mundo han perdido entre el 50 y el 70 por ciento de sus reservas de carbono originales, gran parte de las cuales se han oxidado tras la exposición al aire para convertirse en CO2 en la atmósfera. La pérdida de carbono del suelo puede reponerse a través del proceso fotosintético que captura CO2 de la atmósfera y lo convierte en azúcar que contiene carbono. Este azúcar se transporta desde las hojas a través de una tubería de floema hasta las raíces de la planta, donde se excreta en el suelo y se almacena como carbono orgánico del suelo (SOC). Los organismos en el suelo utilizan el azúcar excretada para su metabolismo y producen y liberan nutrientes vegetales esenciales en el suelo.

El arado asociado con la agricultura convencional expone los suelos desnudos durante períodos prolongados. Los suelos desnudos expuestos provocan la oxidación y la liberación de SOC del suelo a la atmósfera como CO2. En la agricultura convencional, se pierde más CO2 a la atmósfera de los suelos desnudos de lo que se captura a través del proceso fotosintético. La agricultura regenerativa, a través de prácticas de labranza cero y el uso extensivo de cultivos de cobertura, revierte este proceso, lo que resulta en más CO2 almacenado como SOC en el suelo del que se libera a la atmósfera. Las cubiertas vegetales y SOC permiten que los suelos funcionen como “esponjas” que retienen el agua en el suelo y evitan su evaporación a la atmósfera.

El Instituto Rodale promueve el uso de una cubierta vegetal perenne continua para tierras agrícolas. Practican la siembra sin labranza en sus cubiertas de suelo mediante el uso de un Roller Crimper (*). Las cubiertas continuas del suelo aumentan el COS y, al mismo tiempo, reducen en gran medida la oxidación del carbono orgánico en el suelo y su liberación a la atmósfera como CO2. En su máxima capacidad, los suelos del mundo pueden contener tres veces más carbono que toda la atmósfera, lo que los convierte en un importante sumidero de carbono junto a bosques y océanos.
Se ha estimado que si convirtiéramos globalmente todas las tierras de cultivo, bosques y pastos a Agricultura Regenerativa podríamos secuestrar más del 100% de las emisiones anuales actuales de CO2.

Usando una prensa de rodillos para soja orgánica sin labranza

WIN # 2 – Reducción de las emisiones de CO2 con respecto a las prácticas agrícolas convencionales
Las prácticas agrícolas convencionales contribuyen al cambio climático tanto por las emisiones artificiales de gases de efecto invernadero como por la conversión de tierras no agrícolas, como los bosques, en tierras agrícolas. Se estima que los cambios en la agricultura, la silvicultura y el uso de la tierra contribuyen del 20 al 25% de las emisiones mundiales anuales de gases de efecto invernadero. El Mecanismo de Asesoramiento Científico de la Unión Europea estimó que el sistema alimentario en su conjunto contribuye con el 37% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, y que esta cifra aumentará en un 30-40% para 2050 debido al crecimiento de la población y un cambio en la dieta a proteínas basadas en animales.

La agricultura regenerativa reduce las emisiones de CO2 al no requerir la fabricación de fertilizantes sintéticos y pesticidas utilizados en la agricultura convencional. Además, reduce el uso de combustibles fósiles necesarios para operar equipos agrícolas pesados, tales como arados y equipos para la aplicación de agroquímicos requeridos en la agricultura convencional. La agrosilvicultura como parte de la agricultura regenerativa contrarresta la pérdida de sumideros de CO2 que resulta de la deforestación. La agrosilvicultura también reduce la erosión del suelo y la consiguiente pérdida de COS.

Pastoreo regenerativo

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que la producción ganadera representa aproximadamente el 14.5 por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por los humanos, o alrededor de 7.1 gigatoneladas de dióxido de carbono o su equivalente de calentamiento. La agricultura regenerativa ofrece formas alternativas de criar ganado, como el pastoreo planificado holístico, que extrae el CO2 de la atmósfera y reemplaza el COS en lugar de agotarlo.

WIN # 3 – Sin uso de agroquímicos sintéticos
La agricultura regenerativa no requiere insumos de pesticidas y fertilizantes sintéticos para producir cultivos de alto rendimiento como lo hace la agricultura convencional.

El uso de pesticidas y fertilizantes sintéticos impone un costo enorme en la salud humana y el medio ambiente. La escalada de enfermedades no transmisibles en todo el mundo está asociada con el uso de ciertos pesticidas sintéticos. Los fertilizantes sintéticos están destruyendo la salud de nuestros canales y océanos. Y se ha demostrado que los OGM presentan riesgos para la salud de los humanos, sus animales y el medio ambiente.

La escorrentía de los nitratos es un problema creciente

La producción y aplicación de fertilizantes y pesticidas sintéticos contribuyen en gran medida a las emisiones de gases de efecto invernadero y al calentamiento global. Los fertilizantes nitrogenados liberan grandes cantidades de óxido de nitrógeno (N2O) a la atmósfera que contribuyen en gran medida a la contaminación del aire y las emisiones de gases de efecto invernadero. El N2O tiene 300 veces el poder de calentamiento del CO2. Además, la escorrentía de los fertilizantes de nitrógeno sintético causa “zonas muertas” en las vías fluviales y los océanos.

WIN # 4 – Plantas cultivadas más resistentes en la emergencia climática
La agricultura convencional con su monocultivo, suelos arados, fertilizantes sintéticos y pesticidas ha despojado a los suelos agrícolas de gran parte de su diversidad y resistencia para enfrentar el cambio climático.

La agricultura regenerativa beneficia los suelos y mejora la resiliencia de los cultivos. Además de aumentar el SOC, la agricultura regenerativa también aumenta la capacidad de retención de agua de los suelos, detiene la erosión del suelo y mejora la resistencia a las sequías y las plagas de las plantas.

La capacidad de retención de agua de los suelos, detiene la erosión del suelo y mejora la resistencia a las sequías y las plagas de las plantas

Conclusión
El modelo de negocio actual para la agricultura lo dictan las grandes empresas agrícolas. Estas compañías obtienen sus ganancias mediante la venta de semillas, pesticidas sintéticos y fertilizantes sintéticos. El criterio para el “éxito” impulsado por las grandes compañías agrícolas y aceptado por muchos agricultores es la producción de “rendimientos máximos de cultivos por hectárea”. Los rendimientos máximos de cultivos por hectárea se promueven mediante la venta de semillas (propiedad de la empresa agrícola) a los agricultores que pueden haber sido modificadas genéticamente (OGM) para producir plantas de alto rendimiento. Para que las plantas producidas a partir de estas semillas de alto rendimiento obtengan “rendimientos máximos por hectárea”, el agricultor también debe comprar pesticidas para el control de malezas, insectos, enfermedades y nematodos. Además, se venden fertilizantes sintéticos al agricultor para reemplazar los nutrientes quitados al suelo a través de prácticas de agricultura convencional.

El modelo de negocio agrícola presentado por las grandes compañías agrícolas no está funcionando para los agricultores en los Estados Unidos ni en todo el mundo. Las quiebras de los agricultores estadounidenses han alcanzado un máximo de ocho años y las solicitudes de quiebra están avanzando a un ritmo acelerado. Muchas fincas que han estado en familias por generaciones tienen que ser vendidas.

Las quiebras de los agricultores norteamericanos tiene porcentajes crecientes

Necesitamos analizar más de cerca el modelo de negocio actual para los agricultores de todo el mundo y determinar si es sostenible. El modelo de negocio agrícola dominante es rentable para las principales compañías agrícolas y al mismo tiempo hace que los agricultores promedio quiebren. Algo no está bien.

Una falacia importante en el modelo comercial actual para la agricultura convencional proviene del “éxito” que se define como “rendimiento por unidad de superficie”. Al igual que todas las empresas, el “éxito” de la agricultura debe basarse en el “beneficio” y no en el “rendimiento por unidad de superficie”. Los insumos que las empresas agrícolas están vendiendo a los agricultores (semillas caras, fertilizantes sintéticos y pesticidas) se han vuelto demasiado caros para que sus cultivos sean rentables incluso si se obtienen altos rendimientos.

También se incurre en costos adicionales para el agricultor y el consumidor a través de la adopción del modelo comercial impulsado por las grandes compañías agrícolas. El desarrollo de semillas transgénicas permite a las grandes compañías agrícolas vender semillas a un precio superior e impedir la soberanía de las semillas del agricultor. Las empresas de semillas procesan a los agricultores por guardar y plantar sus propias semillas y deben comprar sus semillas a la empresa agrícola. Los consumidores y los animales también pagan trágicamente un alto costo de salud bajo el modelo comercial de agricultura convencional por el daño infligido por el uso de pesticidas sintéticos, OGM y fertilizantes.

La agricultura convencional está impulsando una premisa falsa al explicar cómo van a alimentar a la población mundial en rápida expansión. Dicen que para alimentar al mundo, los agricultores DEBEN unirse a su “Segunda Revolución Verde” con su uso acelerado de insumos caros (fertilizantes sintéticos, pesticidas sintéticos y OMG).

La agricultura regenerativa es una alternativa agrícola comprobada frente a la “Segunda revolución verde” que puede revertir el daño causado a la salud y el bienestar humano / animal por la agricultura convencional y al mismo tiempo revertir la emergencia climática provocada por el calentamiento global.

Los agricultores de agricultura regenerativa ponen el “beneficio” y la “regeneración” por delante del “rendimiento por hectárea” en su modelo de negocio y también pueden obtener un “beneficio” y, a menudo, un mayor “rendimiento por hectárea”. Múltiples productores que han estado en bancarrota bajo el modelo comercial de Agricultura Convencional han podido “salvar la finca” al adoptar prácticas de Agricultura Regenerativa.

La agricultura regenerativa es una tecnología probada “lista para utilizar” que es nuestra mejor oportunidad para revertir de inmediato la emergencia climática que enfrenta la humanidad.

 

(*) @agricultura regenerativa – El Roller Crimper es uno de los aperos desarrollados por el Rodale Institute para regenerar los suelos sin labranza: tumba la hierba y con ello crea una cobertura vegetal que retiene humedad y microbiología, además de nutrientes, permitiendo cubrir el suelo de materia orgánica y así construir suelo fértil.

Artículo original con enlaces
Linkedin Charles L. Wilson, Founder / Chairman & CEO World Food Preservation Center® LLC, REGENERATIVE AGRICULTURE – A QUADRUPLE “WIN-WIN-WIN-WIN” FOR MAN AND THE ENVIRONMENT
Traducción A. Namesny

Sobre el autor

Empresas

Últimos tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This