Seleccionar página

¿Porqué son añeros los olivos?

¿Porqué son añeros los olivos?
Rate this post

El añerismo es el resultado del antagonismo entre el crecimiento del fruto y el crecimiento vegetativo. En el caso del olivo, la producción ocurre en la ramilla vegetativa del año anterior, que se convierte en reproductiva, produciendo frutos

 

DOCUMENTO
El olivo es una especie en que la alternancia de producción, años con mucha y poca carga son habituales. En esto influye la variedad, la producción del año anterior, el manejo agronómico, el clima, … El añerismo es el resultado del antagonismo entre el crecimiento del fruto y el crecimiento vegetativo. En el caso del olivo, la producción ocurre en la ramilla vegetativa del año anterior, que se convierte en reproductiva, produciendo frutos. El crecimiento vegetativo en el extremo será la zona reproductiva del año próximo.

Un año en que hay más frutos significará un número mayor de kilos, si bien el peso de cada fruto será inferior al de un año con menos carga. A su vez, la proporción de aceite es mayor en frutos pequeños.

 

Comparación del crecimiento vegetativo anual de una ramilla en temporada de alta (izquierda) y baja carga. Imagen de la revista Red Agrícola

¿Porqué los olivos son más añeros que otros frutales?
El añerismo es una característica común a diferentes frutales, una característica que se intenta que sea lo menos acusada posible. El Dr. Claudio Pastenes, profesor e investigador de la Universidad de Chile, explica en el número de noviembre 2018 de la revista Redagricola que el motivo por el que el añerismo es tan acusado en los olivos se debe a la alta proporción de aceite (lípidos) que tiene una oliva y que la conversión de glucosa a lípidos tiene sólo un 36% de eficiencia, mientras que la síntesis de sacarosa (el azúcar que almacenan otros frutales) tiene una eficiencia del 92%.

Por ello, cuenta Pastenes en el artículo ” las especies que producen energía almacenable en forma de aceite, tienen bajos niveles productivos si se los compara con otros frutales, por ejemplo, las uvas. Cuando se tienen muchos frutos, cada uno de ellos le está enviando señales hormonales a la planta, probablemente desde poco antes del endurecimiento del hueso, compitiendo con el crecimiento de ramillas que producirán la temproada siguiente. Así, a la siguiente temporada, la madera productiva es mucho menor.”

Es probable, continua Pastenes “que esta especie requiera mantener sus reservas de energías al máximo como estrategia para subsistir en temporadas poco favorables, por lo que luego de la producción de frutos, jerárquicamente predomine la acumulación de reservas, y sólo en tercer lugar estaría como prioridad el crecimiento reproductivo de la temporada siguiente”. En todo caso, una estrategia que dada la longevidad del olivo, ha resultado adecuada para la especie.

El añerismo puede dar lugar a oscilaciones de hasta el 40%, especialmente en huertos maduros. Las estrategias actuales se basan en convivir con esta característica, efectuando manejos que la atenúen. Una de las que se estudia es el manejo de la poda, alternando las hileras podadas cada año.

La Universidad de Chile está llevando a cabo un proyecto con Chileoliva, la asociación de productores de aceite de oliva de ese país, para poder predecir el rendimiento del olivar. En él influyen, además del añerismo, la compensación parcial de volumen de fruto (y contenido de aceite) por rendimiento, las variaciones ambientales que inciden sobre la inducción y diferenciación floral, la imposibilidad técnica (hasta hoy) de contabilizar los frutos en los huertos a través de medios de percepción remota y la alta variabilidad intra y entre plantas.

Según los resultados obtenidos hasta el momento, en el proyecto Chileoliva, el factor añerismo, dada la relativa juventud de los huertos en Chile, muchos de ellos con diez o doce años, y la dispersión de la producción a través de una superficie extensa que puede sufrir avatares climáticos difierentes, tiene como consecuencia que las variaciones entre años no sean tan marcadas. “Si en un año de baja producción hay bajas temperaturas en la época de inducción o diferenciación floral, hay bastante probabilidad de que haya dos años de baja productiva”, explica el Prof. Pastenes. A la inversa, si no hay nada perjudicial, climáticamente hablando, la consecuencia será una mayor producción.

Fuentes
Convivir con el añerismo (y manejarlo) es el mejor negocio, Redagrícola, edición papel noviembre 2018

Proyecto de Chileoliva busca predecir los rendimientos de los olivares, Redagrícola, edición papel noviembre 2018

Informaciones relacionadas

Olivos sanos y bien desarrollados: las técnicas de cultivo, plagas y enfermedades

El decálogo de ventajas del cultivo hidropónico en sustrato de fibra de coco para plantas de vivero

Últimos tweets

Todas las informaciones

Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies