Seleccionar página

El cultivo de arándano

El cultivo de arándano

El fruto del arándano se conoce popularmente por su alta calidad nutricional, particularmente por sus altos contenidos de antioxidantes

 

14.06.2021 – PUBLICACIONES
El siguiente capítulo del libro “Cultivo, poscosecha, procesado y comercio de berries” ha sido redactado por la Ingeniera Agrónoma y Msc. María Fernanda Rivadeneira de la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) en Concordia, Entre Ríos, Argentina y perteneciente a Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). En él, se detallan las características botánicas del cultivo de arándano, variedades y diferentes técnicas de poda utilizadas.

Actualmente el fruto del arándano se conoce popularmente por su alta calidad nutricional, particularmente por sus altos contenidos de antioxidantes lo cual ha incrementado su consumo a nivel mundial.

Su origen como arbusto, proviene de EE.UU. y se clasifican principalmente por su tipo de crecimiento, que pueden ser highbush o altos y lowbush o bajos. Biológicamente, la planta de arándano necesita acumular horas de frío que varían según la especie y de allí que existen algunas más adaptadas que otras. Además, otra característica que lo representa, es su necesidad de suelos ácidos, lo cual hace que no se pueda plantar en cualquier sustrato o terreno.

La producción del fruto (botánicamente considerado baya y comestible en su totalidad) se produce en ramas de más de un año en los últimos dos crecimientos apicales y su maduración es escalonada, al igual que la floración.

Variedades del cultivo

Actualmente existe una amplia gama de variedades asociada a distintos programas de mejoramiento y prácticamente todas las variedades comerciales son variedades con licencias. La diferencia entre cada una de ellas, está en el tipo de crecimiento asociado a la altura de la planta (que puede variar desde menos de 1 metro a 7 metros de altura), a la zona de origen y a las necesidades en horas de frío para florecer y producir.

La práctica de la poda

La poda es una práctica cultural fundamental en el cultivo de arándano, que permite mantener el tamaño de la planta, forma y uniformidad facilitando las prácticas culturales de pulverización y cosecha. Se puede realizar en invierno, primavera o en combinación y en función de la edad de la planta, el objetivo de su realización puede ser uno u otro. En el caso de plantas jóvenes, se realiza para mejorar el crecimiento vegetativo luego de la implantación, mientras que la poda en plantas adultas busca balancear el crecimiento vegetativo y reproductivo y mantener una producción sustentable de fruta de calidad.

Importancia de la polinización en arándanos

Si bien la mayoría de las variedades de arándanos producen fruta a través de su propia polinización, existe un gran beneficio en la polinización cruzada la cual es realizada por insectos tales como las abejas, siendo común a nivel comercial el alquiler de colonias en épocas de flor.

La importancia de los polinizadores se debe al positivo efecto causado en el cuaje y desarrollo del fruto de arándano, ya que, a mayor número de visitas de abejas por flor, se obtienen frutos más grandes y se acelera el desarrollo.

Para leer el artículo completo, ACCEDE AQUÍ al libro “Cultivo, poscosecha, procesado y comercio de berries”.

 

Noticias relacionadas

Sobre el autor

Empresas

Agenda

Agenda

Últimos tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This