Seleccionar página

La agricultura en la UE necesita condicionalidad social

La agricultura en la UE necesita condicionalidad social

En la UE interesa poner fin a la explotación de los empleados agrícolas y mejorar los estándares laborales

 

OPINIÓN PÚBLICA
Al menos diez millones de personas están empleadas en la agricultura europea, principalmente como trabajadores estacionales, jornaleros o en otros estados inseguros.

A pesar de estar definido como imprescindible por la UE, sus instituciones y gobiernos nacionales cuando llegó el COVID-19, la experiencia vivida por muchos de los trabajadores agrícolas su condicionalidad social sigue siendo un motivo de lucha, privaciones y violaciones de los derechos humanos.

En la agricultura de la UE hay condiciones de trabajo inhumanas, salarios bajos, largas jornadas laborales, y una alta proporción de trabajo no declarado; la la vivienda es deficiente, especialmente durante las épocas de la recolección. Los trabajadores agrícolas de la UE cada día se enfrentan a muchas dificultades en sus condiciones de trabajo.

Los trabajadores suelen ser víctimas de una explotación generalizada, incluidas las prácticas de pandilleros.y otras formas de esclavitud moderna. Aunque su difícil situación sigue siendo en gran medida invisible, los trabajadores agrícolas, ya sean ciudadanos de la UE o no, migrantes o refugiados, trabajando en el norte, sur, oeste o este de Europa, están unidos en sus demandas de derechos, justicia social y dignidad en el trabajo.

Las observaciones anteriores pertenecen a la carta abierta dirigida al Parlamento Europa y otras instancias gubernamentales de todos los países europeos: The neww cap needs social conditionality. La carta está firmada por decenas y decenas de organizaciones europeas y otras de internacionales y resalta que sorprendentemente, los trabajadores nunca han figurado en la Política Agrícola Común (PAC)

La PAC es una política emblemática en la UE, que ahora representa alrededor de un tercio del presupuesto de la UE (desde máximos de
al 73%). Si bien las subvenciones de la PAC están ahora, con razón, condicionadas al respeto de las normas, salud pública y bienestar animal, cumplimiento de los derechos humanos y laborales.

Por muchos motivos es sorprendente que la PAC haya fracasado en gran medida en mejorar las condiciones de los trabajadores agrícolas. Sin embargo, se vislumbra una solución concreta y de fácil aplicación.

El Parlamento Europeo recientemente adoptó una posición clara: los pagos directos de la PAC deben estar condicionados al respeto de las condiciones laborales y de empleo aplicables en virtud de los convenios colectivos pertinentes, la legislación nacional y de la UE, así como los convenios de la OIT. (1)

La condicionalidad -del respeto a las condiciones laborales de los trabajadores agrícolas- cubriría diversas áreas como el empleo declarado, la igualdad de trato, remuneración, tiempo de trabajo, salud y seguridad, vivienda, igualdad de género, seguridad social y condiciones justas para todos los trabajadores empleados en la agricultura, incluidos los trabajadores móviles y migrantes. Sin embargo, este es solo un primer paso en la dirección correcta, dice el documento enviado a sus señorías del Parlamento Europeo y a los gobernantes de los países miembros.

Las negociaciones entre las instituciones de la UE sobre la nueva PAC están en curso y ahora parece crucial que la condicionalidad social se convierta en parte del acuerdo final entre los Comisión Europea, Parlamento Europeo y Consejo de la UE. La

La posición del Parlamento Europeo debe confirmarse y fortalecerse aún más.

El caso que se debe plantear, con respecto a la condicionalidad de los pagos de la PAC con el respeto a los derechos de los trabajadores, no es solo ético: esta es la única forma de evitar el dumping social, garantizando que la PAC puede proteger a todos los agricultores que respetan los derechos de los trabajadores, pero sufren competencia de aquellos que no lo hacen.

Con la condicionalidad social, una parte relevante de la UE y su presupuesto, financiado por los contribuyentes de la UE, contribuirá finalmente a mejorar el trabajo y las condiciones de calidad de vida en uno de los sectores más desafiantes y precarios de la economía de la UE.

La pandemia de COVID-19 ha tenido para la UE una oportunidad única: acometer una revisión europea a su agricultura para que sea verdaderamente sostenible y socialmente justa. La PAC debe contribuir a este objetivo, cumpliendo sus ambiciosos objetivos medioambientales manteniendo el respeto por la agricultura y los derechos de los trabajadores, que nunca debieran considerarse como trámites burocráticos.

Nosotros, los signatarios abajo firmantes, hacemos un llamado a su sentido de responsabilidad como legisladores y como representantes de los ciudadanos. Los trabajadores agrícolas soportan calor abrasador y frío helado, lesiones, dolores y amenazas, sobreviven -a veces- con unas pocas horas de sueño y comidas rápidas y frugales, vivir en chozas o contenedores, y sin embargo, demuestran una asombrosa dedicación a sus trabajos. Es gracias a ellos que, incluso en una pandemia, hay comida en nuestras mesas.

Los trabajadores agrícolas esperan ahora una respuesta clara de la UE.
La justicia social y la equidad deben prevalecer: la nueva PAC necesita condicionalidad social

El texto anterior es una traducción y adaptación de la carta firmada por decenas de organizaciones europeas para el Parlamento Europeo, los ministros de agricultura de los estados miembros y para los representantes europeos del “Green Deal y de Jobs and Social Rights-

Ver los firmantes del documento AQUÍ en: THE NEW CAP NEEDS SOCIAL CONDITIONALITY. End exploitation and raise labour standards in European agriculture

 

De otras informaciones relacionadas
(1)
Con la nueva normalidad, hay oportunidades para modernizar por igual  la distribución de frutas y verduras con etiquetas de calidades certificadas para las ventas en las tiendas noreuropeas y las españolas.

Ahora, con las buenas prácticas en la higiene que hemos adquirido con el Covid 19, como antes ocurrió con los escándalos de las vacas locas, nos han convencido a todos sobre la importancia de la higiene en el comercio detallista de alimentos.

La carta de arriba -sobre condicionalidad social- es una buena noticia, quizás una oportunidad, para evaluar y difundir obligatoriamente las certificaciones Grasp-Global en las regiones que comercializan frutas y verduras desde huertos cercanos o muy lejanos hacia los mercados o establecimientos, mayoristas y detallistas, los españoles y los europeos.

Informaciones relacionadas

La popularidad de las frutas y verduras y, compromisos con los clientes

Nueva normalidad en el comercio de alimentos

 

Sobre el autor

Editor y redactor en HorticulturaBlog del Grupo THM, Tecnologías Horticultura Mediterránea; Biblioteca de Horticultura y en ACTUAL FruVeg, un weblog para todos los públicos sobre alimentación saludable

Empresas

Agenda

Agenda

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This