Seleccionar página

Técnica del abono verde: Cómo puede implementarla en la horticultura?

Técnica del abono verde: Cómo puede implementarla en la horticultura?

Volvamos al tema de los cultivos que no producen una cosecha. ¿Conoces todos los beneficios que pueden aportar a tu negocio? Hoy profundizamos en los detalles y analizamos la técnica del abono verde: cómo puede implementarla en la horticultura y qué soluciones puede elegir. Feliz lectura! Se trata de un texto preparado por el Departamento de I+D de Forigo Roteritalia.

Los cultivos que no producen cosechas se incluyen en los cambios de la compañía con el objetivo de proteger el suelo y mejorar su fertilidad y biodiversidad. Estos cultivos se conocen como abono verde porque alguna vez fueron cultivos que, cuando todavía estaban verdes, se incorporaba l suelo con el arado. Hoy en día, el abono verde también se llama cultivo de cobertera o cultivo de captura con el objetivo de enfatizar algunos de los papeles importantes que desempeñan estos cultivos. Los anglosajones, más prosaicamente, también los definen como abono verde, es decir, abono verde, porque de hecho puede reemplazar el abono animal en la fertilización orgánica de las tierras cultivadas. Sin embargo, abordaremos la cuestión del abono verde con miras a la horticultura y, en particular, a la horticultura de invernadero, proponiendo algunas soluciones prácticas. Las imágenes reproducen pruebas de cultivos de cobertera en invernadero producidos por Sata Srl, una empresa de consultoría agronómica.

En horticultura, los ciclos de producción se suceden rápidamente, dejando poco espacio para la introducción del abono verde. Además, precisamente en la horticultura, donde, raramente, la rotación de cultivos se lleva a cabo de manera adecuada y satisfactoria, el abono verde se convierte en una técnica básica para contrarrestar el deterioro de la fertilidad. El suelo corre el riesgo de alcanzar rápidamente aquellas condiciones que podemos definir como fatiga del suelo. Para evitar esta desafortunada situación, además de las rotaciones (siempre útiles y necesarias), es importante incluir un abono verde en el ciclo de producción. La idea de dejar que el suelo “descanse” evitando el desarrollo de la vegetación por un tiempo es un mito a disipar. De hecho, esta práctica, además de representar un desperdicio desde un punto de vista ecológico, conduce al suelo hacia un empobrecimiento de los elementos nutritivos, una reducción de la sustancia orgánica y no tiene ningún efecto sobre los patógenos y parásitos, ya que pueden soportar la ausencia de plantas hospederas por meses o años.

Al aire libre, con ciclos de producción primavera-verano, el horticultor puede usar el otoño-invierno para implementar la técnica del abono verde, teniendo cuidado de elegir las plantas para el cultivo de cobertura entre las especies microtérmicas, como los pastos de invierno, colza y algunas legumbres, esta última sobre todo en el centro-sur. Por otro lado, con los ciclos de producción verano-invierno (como para las achicorias) o comenzando a fines de la primavera (como para las solanáceas), se pueden insertar cultivos de estiércol verde de primavera. La elección de especies en este último caso es muy amplia y ofrece la oportunidad de perseguir otros objetivos que los comúnmente atribuidos a esta virtuosa técnica. También en primavera, los tiempos para el desarrollo del abono verde pueden ser cortos y, por lo tanto, puede ser más fácil incluirlo en la rotación comercial.

En la horticultura de invernadero, especialmente en un invernadero con calefacción, es difícil encontrar el espacio para insertar un cultivo de abono verde. Sin embargo, debe enfatizarse que el ciclo, precisamente porque tiene lugar en un ambiente protegido, puede ser muy corto, reduciéndose a 30-40 días en temporadas favorables, más largas en invierno. En los invernaderos dedicados a la producción de ensaladas cortadas para IV gama, llamadas baby leaf, la introducción de la técnica del abono verde dentro de los ciclos de cultivo cada dos años o, mejor, anualmente ofrece muchas oportunidades. El primero representa una interesante diversificación de cultivos rotativos (a menudo limitados a dos o tres familias botánicas), pudiendo elegir especies de familias diferentes de las cultivadas.

Para tomar una decisión informada, es bueno comprender los efectos que puede generar una especie diferente de la cultivada: liberación de materia orgánica en el suelo caracterizada por una composición bioquímica diferente; mantenimiento en la capa explorada por las raíces de elementos nutritivos dispersos en el medio ambiente; extracción del suelo de nutrientes no absorbibles de las especies cultivadas; diferente acción mecánica llevada a cabo en el suelo por las raíces (fascioladas o primarias, superficiales o profundas, …); producción de exudados radicales y alelopatías hacia malezas; relación diferente establecida con patógenos y plagas de cultivos principales; acciones positivas sobre la biodiversidad y, en particular, sobre insectos útiles, actuando como zonas de refugio para crisope, mariquitas, etc.

Abono verde para combatir las plagas
En los invernaderos, donde las opciones de producción pueden ser menores y puede verse dificultada la rotación efectiva de cultivos, el uso de plantas caracterizadas por una acción que contrarresta patógenos y parásitos puede ser muy interesante.

Algunos parásitos, como los nematodos, los gusanos alambre (larvas de Elateridae) y las larvas de noctuidos, se despiertan de su reposo cuando perciben la presencia de plantas hospederas y siguiendo el rastro químico liberado por la planta (sin darse cuenta de esto) llegan a las raíces de las que se alimentan. Algunas plantas, como Tagetes spp., Lantana camara, Asparagus officinalis o Crotalaria juncea atraen nematodos, como los de la familia Meloidogyne o Rotylencus, pero luego el parásito, al llegar a las raíces, descubre que no puede alimentarse enfrentando un rápido deterioro. Otras se llaman plantas trampa, como Solanum nigra, que permite que el nematodo se conecte a las raíces de la planta con su aguijón punzante y esta acción hace que la planta produzca isotiocianato, una molécula que lo mata. La literatura sobre el tema no siempre es coherente y se debe prestar atención al nematodo a ser contrarrestado, dado que algunas de las plantas mencionadas tienen efectos en algunas familias de nematodos y no en otras.

Otras plantas trampa son las que pertenecen a la familia Cruciferae o Brassicacae (entre las más efectivas mencionamos Brassica nigra, Eruca sativa, Raphanus sativus, Sinapis alba, etc.) que liberan sustancias (glucosinolatos y glucósidos) en el suelo que a su vez liberan isotiocianatos (sustancias volátiles) de ahí el nombre de biofumigación) y nitrilos durante el desarrollo y durante su descomposición (especialmente si está bien troceada). Esta sustancia frena a el desarrollo de muchos organismos del suelo (hongos, nematodos, insectos) ayudando a mantener baja la carga de patógenos y parásitos. Al mismo tiempo, algunas de estas plantas, como Crotalaria juncea, favorecen el desarrollo de hongos depredadores de nematodos. Gracias a la técnica del abono verde, todas estas especies incorporan al suelo sustancias que favorecen el desarrollo de microorganismos útiles para los cultivos y el suelo.

También debe especificarse que para la biofumigación se han seleccionado algunas variedades de rábano picante y otras brasicas capaces de acumular en sus tejidos un alto contenido de glucosinolatos, que es máximo durante la floración, mejorando su acción biocida. Para mejorar su acción biocida es necesario realizar una trituración antes del enterramiento, que sin embargo nunca debe ser profundo. Para este propósito, son perfectas las máquinas enterradoras que distribuyen los residuos vegetales picados en la franja debajo de la superficie del suelo.

Gramíneas de invernadero: una nueva estrategia
El uso de pastos (gramíneas) como abono verde persigue una estrategia diferente a la propuesta, que puede ser útil cuando se quiere maximizar la acumulación de sustancias orgánicas y mejorar la biodiversidad dentro del invernadero. De hecho, las gramíneas pertenecen al orden de las monocotiledóneas y, por lo tanto, son plantas muy “distantes” de las dicotiledóneas, a la que pertenecen las hortalizas. Las diferencias taxonómicas significan que las hortalizas y los pastos no comparten enfermedades, que tienen pocos parásitos en común (sólo aquellos que son muy polífagos), que establecen una relación diferente con el suelo y su biomasa viva. Los pastos generalmente proporcionan una gran cantidad de sustancia orgánica también caracterizada por una descomposición más lenta (y esto es una ventaja en muchas situaciones), cubren bien el suelo, sofocan cualquier plaga y están equipados con raíces secundarias que ayudan a reequilibrar el suelo físicamente.

Las gramíneas adecuadas para los ciclos de verano en invernadero son aquellas macrotermos como el sorgo sudanés o el sorgo suave (más eficiente que el mijo y el Panicum, que también se usan), mientras que para los ciclos de invierno la avena strigosa (avena negra; que se debe sembrar en otoño o en primavera) es una especie de gran interés. Bajo los túneles fríos, en los ciclos de invierno se pueden usar todas las especies que normalmente se emplean en cultivos de cobertura de campo abierto, como cereales de otoño-invierno, centeno italiano, avena, etc.

El sorgo suave es una planta de ciclo C4 (como el maíz), adecuada para el ambiente cálido y húmedo del invernadero donde puede expresar su potencial genético en términos de tasa de crecimiento y biomasa producida (hasta 6-7 toneladas de sustancia seca). Esta hierba forrajera tiene, de hecho, un crecimiento temprano y un desarrollo considerable de hojas y raíces. El sistema de raíces, si el ciclo de cultivo permite alcanzar la floración, profundiza. De esta forma, devuelve a la capa del suelo explorada por los vegetales los nutrientes que las raíces absorben en profundidad.

Algunos autores también reconocen la ventaja de tener una acción nematicida contra las especies de la familia Pratylenchus. El uso de gramíneas, micro y macrotermas, tiene la ventaja de introducir en el ciclo de cultivo especies pertenecientes a una familia botánica muy diferente de las comúnmente cultivadas en invernaderos.

La mostaza parda (familia Cruciferae) en invernaderos se puede sembrar en cualquier estación; al aire libre, primavera. Tiene una acción biofumigante, se caracteriza por una rápida cobertura del suelo y por un aparato radical de raíz principal.

La avena strigosa tiene la ventaja de cubrir bien el suelo, produciendo mucha biomasa y alelopatía para muchas malezas. La acción de captura de nitrato también es excelente. Sistema radicular ramificado que explora y penetra bien el suelo.

 

Abono verde: mezclas y biodiversidad
También en invernadero, las mezclas de abono verde representan la mejor solución. Cuando no hay un problema específico que abordar, el uso de mezclas permite la interacción con el ecosistema de invernadero en varios frentes.

Las mezclas más utilizadas están formadas por especies que pertenecen a al menos dos de estas tres familias botánicas: gramíneas, legumbres, crucíferas. Sin embargo, las mezclas se pueden crear como se desee, introduciendo Borraginaceae como Phacelia o Solanaceae como Solanum nigra, o Polygonaceae como Polygonum fagopyrum, teniendo cuidado de evitar especies que comparten patógenos y parásitos específicos con vegetales cultivados y no son alelopáticas.

Con la mezcla, el suelo recibe una contribución diversificada de sustancia orgánica, el suelo es “trabajado” por diferentes sistemas de raíces y la relación bioquímica y microbiológica establecida por las raíces en el suelo es diferente. Por lo tanto, las mezclas, en comparación con las especies individuales, tienen la ventaja de ayudar a los suelos degradados a recuperar más rápidamente (sin embargo, hablamos de años, al menos tantos como los utilizados para degradar la fertilidad del suelo) las condiciones de homeostasis y fertilidad.

Mezcla de sólo crucíferas (rábano picante, mostaza blanca, violación). Sistemas radiculares fasciculados que profundizan, desarrollo rápido de plantas, acción biofumigante.

Mezcla de hierbas y leguminosas. Mezcla típica de abono verde que utiliza especies fijadoras de nitrógeno con sistema de raíz pivotante (leguminosas) con especies que absorben mucho nitrógeno y tienen raíces fasciculadas (gramíneas) utilizadas para mejorar la fertilidad en suelos pobres. Buena acción antagonista contra las malas hierbas.

Mezcla de avena, colza de forraje, mostaza blanca, guisante. Combina las ventajas ofrecidas por tres familias botánicas diferentes (gramíneas, crucíferas y leguminosas); en conjunto permiten una estrategia de amplio rango adecuada para invernaderos, para ciclos cortos.

 

Abono verde: gestión al final del ciclo
En el invernadero, a diferencia del aire libre, donde se pueden seguir sistemas de gestión alternativos, el cultivo de cobertura siempre debe enterrarse para permitir la preparación del lecho de semillas muchas veces diminutas y el trasplante.

La profundidad del enterramiento debe reducirse, generalmente nunca más de 20 cm, y mejor si se distribuye por toda la banda trabajada. El equipo indicado para esta operación es, sin duda, la enterradora; las versiones de enterradora verde más evolucionadas pueden operar directamente en terrenos duros y con cultivos en pie. En cambio, se debe evitar el arado tanto por la traslación del suelo como por la excesiva profundidad a la que trabajan las máquinas de hoy.
La trituración del cultivo (obviamente sin cosecha) antes del enterramiento normalmente no es necesario, pero puede ser útil para acelerar el proceso de descomposición como se requiere en la biofumigación. De hecho, la trituración hace que la degradación de los residuos de la planta sea más rápida al reducir la posible interferencia con el nuevo cultivo (mecánico y bioquímico); la liberación de los biofumigantes, componentes enzimáticos y nutrientes ocurre más rápidamente.
El momento más oportuno para llevar a cabo el enterramiento del cultivo de abono verde es generalmente el comienzo del período de floración (comienzo de la madurez de los pastos) que para muchas especies es equivalente al momento en que la biomasa está cerca de alcanzar el máximo y la degradabilidad de la biomasa sigue siendo buena. Además, al intervenir al comienzo de la floración, la producción de semillas se evita incluso en individuos precoces. Sin embargo, el enterramiento del abono verde se puede anticipar cuando sea necesario comenzar un nuevo ciclo de cultivo. El beneficio de la técnica del abono verde sigue siendo significativo.

Conclusiones
En este artículo hemos analizado la técnica del abono verde y, específicamente, cuáles son los principales cultivos que pueden incluirse en el ciclo de producción hortícola, en función de los diferentes beneficios que se obtendrán. Esta técnica de procesamiento es muy beneficiosa, especialmente con miras a una agricultura sostenible, ya que permite restaurar (pero también mejorar) la fertilidad y la biodiversidad de la tierra.
Para obtener los mejores resultados del abono verde, es bueno que cada fase del procesamiento se realice con las máquinas hortícolas más adecuadas, especialmente el enterramiento al final del ciclo, para no dispersar la acción beneficiosa de los cultivos. Si necesita información adicional o está interesado en conocer en detalle qué máquina enterradora podría garantizar el mejor resultado para su empresa, ¡contáctenos! El equipo de expertos de Forigo está a su disposición.

Fuente

 

Últimos tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies