Castilla-La Mancha, un espacio para la diversificación de la horticultura

Castilla-La Mancha, un espacio para la diversificación de la horticultura

Un análisis de los principales cultivos de Castilla-La Mancha: cebolla, melón, sandía, espárrago, pimiento, tomate, berenjena, brócoli, patata y lechuga

 

Castilla-La Mancha tiene una superficie de 79.461 km-2, siendo la tercera Comunidad más extensa de España con un 15,7% del total.  El cultivo de hortalizas y flores ocupa, en números redondos, 55.000 hectáreas, de las que sólo 146 son actualmente bajo invernadero.

  El autor, profundo conocedor de la horticultura española, realiza una descripción general de la situación del sector hortícola y el potencial de desarrollo en esta comunidad, donde empresas como las de IV gama han diversificado los cultivos tradicionales de cebolla, ajo, melón, … sacando provecho de condiciones agroclimáticas que permiten completar el calendario de hortalizas de hoja, entre otras.

Este es un artículo accesible en su versión completa a través de Biblioteca de Horticultura. El texto a continuación destaca algunos aspectos de esta publicación.


Por Sotero Molina, Consultor en horticultura

Acceder a la publicación en la Biblioteca de Horticultura haciendo CLIKC en la imagen

PUBLICACIONES
Castilla-La Mancha tiene una superficie de 79.461 km-2, siendo la tercera Comunidad más extensa de España con un 15,7% del total y con una población a fecha de enero de 2.018 de 2.035.505 habitantes. La horticultura es fundamentalmente de carácter extensivo al aire libre, ya que las hortalizas entran a formar parte en las rotaciones con cultivos como cereales o leguminosas.

Por su localización esta comunidad se puede incluir dentro de lo que se denomina la “España seca”, ya que las precipitaciones no son muy abundantes, con un notable gradiente desde el centro de la Comunidad donde no superan los 400 mm anuales, hasta la zona montañosa donde se pueden alcanzar los 1.000 mm con la Serranía de Cuenca y la de Gredos donde se alcanzan estos registros.

La horticultura se focaliza en las zonas de regadío y distribuida por todas las provincias con la singularidad de cada una, por lo que esta superficie se encuentra localizada de forma muy desigual tanto en superficie como en la recepción y distribución del agua.

El cultivo de hortalizas en invernadero es todavía minoritario con pequeñas explotaciones distribuidas de forma muy diseminada por las distintas provincias, la superficie total es de 146 ha distribuidas en Albacete, con 68 ha, donde tiene mayor presencia en las comarcas de Tobarra y Hellín y otras limítrofes con la provincia de Murcia, y Cuenca con 62 ha. En las otras provincias el cultivo en invernadero, apenas tiene importancia estimándose en 26 ha en Toledo, 12 en Ciudad Real y 4 ha en Guadalajara.

En la superficie de cultivo protegido, se incluye la destinada a la producción de planta; estos viveristas proveen de planta a un 30% de la superficie cultivada en la Región, siendo Toledo, Ciudad Real y Albacete, por este orden, donde se encuentran los principales semilleros.

El autor analizan los principales cultivos, entre los que se encuentran ajo, cebolla, melón, sandía, espárrago, pimiento, tomate, berenjena, brócoli, patata y lechuga. También se analiza la producción para congelado y otros cultivos de importancia menor.

El ajo que representa un 70% y casi el 60% de la superficie y producción total de España, en el caso de la cebolla vemos así mismo que es más del 45% de la superficie y un 57% de la producción total.

En el caso de melón su superficie representa el 31% y de un 35% su producción ocupando también el primer puesto, la sandía es la otra cucurbitácea que tiene gran relevancia, observándose como su cultivo, ha ido incrementándose de una forma notoria.

Otros cultivos con un cierto peso en esta Región son el espárrago verde cultivado casi en su totalidad en Guadalajara y el brócoli en la provincia de Albacete.

Como cultivos de hoja, conviene enumerar la lechuga para la industria de la IV Gama con una progresiva implantación y en el caso de la industria del congelado, destaca el guisante verde con casi 2.500 ha, la espinaca con 258 ha y judía verde con unas 200 ha.

Dos especies que también se cultivan y requieren de una tecnología y dedicación más exclusiva son hongos y otras setas, de los que se produce un 46 y 40% del total nacional, cultivados principalmente en la provincia de Cuenca, y el azafrán cuyo cultivo alcanza casi el 90% del total.

En el caso de la horticultura de transformación podemos destacar a la industria del congelado con guisante, judía y espinaca, así como el sector de la IV Gama muy presente en algunas zonas de Albacete y buenas perspectivas de futuro.

Futuro y expansión
El futuro y potencial expansión de la horticultura en Castilla-La Mancha dependerá de factores como una mayor tecnificación de los cultivos, ampliación y mejora de los sistemas de riego, extensión del uso de nuevas herramientas como el control biológico para el control de plagas y enfermedades, reducción de costes a través de una mayor tecnificación, aumento del valor agregado a través de la introducción y potenciación de industrias locales, y mejora de la comercialización, tanto a nivel nacional como fuera de las fronteras de España.

ACCESO al documento completo: Radiografía de la horticultura en Castilla – La Mancha

 

 

Sobre el autor

Últimos Tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This