Seleccionar página

La historia de la fruticultura: 20 años de avances en la industria

La historia de la fruticultura: 20 años de avances en la industria

Por el Dr. Chris Owens, Director de Fitomejoramiento de IFG

 

24.06.2021 – I + D + i
IFG (International Fruits Genetics) celebra los revolucionarios avances aportados al mundo del mejoramiento de la fruta. IFG demostró que una uva de mesa podía ser mucho más, proporcionando una nueva e interesante experiencia al consumidor con la uva Cotton Candy™.

Durante los últimos 20 años, ha habido un aumento constante en el crecimiento de los programas de mejora de la fruta de propiedad e IFG ha tenido mucho éxito al poner un mayor énfasis en la aceptación del consumidor de las nuevas variedades. Con cada paso hacia adelante, el IFG continúa asegurando su lugar en el espacio agrícola, y están orgullosos de ser una fuente de visión y avance en la industria.

Cómo ha cambiado la producción de frutas

Tomar la uva de mesa y convertirla no solo en una opción en el supermercado, sino en algo que los consumidores buscan es un cambio enorme en la industria. Hasta hace poco, la mayoría de las variedades de uva se creaban con financiación pública y con el apoyo de universidades y organismos gubernamentales. Había poca variedad más allá de los tres colores principales, y las uvas se criaban principalmente por su aspecto o por su capacidad de almacenarse durante largos periodos de tiempo. Sin embargo, a medida que la demanda de los consumidores ha ido cambiando, con paladares más sofisticados que buscan sabores, texturas y experiencias únicas, la industria está experimentando un cambio gradual hacia programas y variedades más propias. En los últimos 20 años también se han producido importantes avances tecnológicos que permiten a los obtentores desarrollar más rápidamente nuevas variedades de fruta.

Avances recientes en uvas de mesa y cerezas

Una de las cosas interesantes que ha sucedido en los últimos 20 años es que IFG ha puesto cada vez más énfasis en la obtención de rasgos de consumo. Se trata de una tendencia que probablemente continuará en el caso de las uvas de mesa y otros productos agrícolas. Con la introducción de la uva Cotton Candy™, se ha creado una uva reconocible por su nombre y su sabor. Hay muchas cosas que suceden en el escenario del proceso de mejora que lleva a que las nuevas variedades estén disponibles, y como la uva Cotton Candy™, estos avances en la mejora tendrán un gran efecto en la industria. Sin embargo, es un proceso lento, ya que las uvas y las cerezas son plantas leñosas que tardan varios años en dar fruto. Hay varias etapas de prueba, y cada una requiere empezar con plantas jóvenes a las que hay que esperar para que den fruto. Se puede tardar hasta 10 años, en el mejor de los casos, en desarrollar una nueva variedad de uva desde cero.

Desde IFG no solo se busca criar frutas que tengan el mejor sabor y sean nutritivas, sino también que sean capaces de afrontar otros retos, como el cambio climático. A medida que el planeta se calienta y la población crece, esto podría provocar escasez de alimentos. Los fitomejoradores tienen la responsabilidad de hacer todo lo posible para cultivar plantas que tengan buen sabor y, además, soporten mayor estrés ambiental y cambio climático. Esto significa que buscamos plantas que puedan soportar temperaturas extremas, periodos prolongados de sequía, lluvias inesperadas y que tengan una mayor resistencia a las enfermedades para reducir el uso de pesticidas y que puedan cultivarse durante todo el año.

IFG en los últimos 20 años

La introducción de la uva Cotton Candy™ fue notable porque es la primera variedad de uva de mesa reconocida por su nombre. Si bien esto es normal para algunas frutas, como por ejemplo las manzanas, las uvas de mesa no se han vendido históricamente por su nombre. Los consumidores solamente podían identificarlas por su color, por lo que el reconocimiento del nombre de la variedad en la industria de la uva de mesa es un logro increíble. La introducción de la uva Sweet Sapphire™ por parte de IFG también creó una nueva categoría de uvas de mesa con una forma novedosa.

Hay otras variedades de uva de mesa aromatizadas que existían antes, pero IFG fue la primera empresa de cultivo en lograr una producción mundial sustancial y la introducción en el mercado de variedades fuertemente aromatizadas. Las uvas de mesa tradicionales son en su mayoría dulces y neutras, prácticamente sin sabor ni aroma, e IFG ha llevado la uva de mesa al siguiente nivel creando una experiencia superior para el consumidor con entradas anheladas en el mercado.

El futuro de la producción de frutas

Los últimos 20 años han traído increíbles avances y cambios en la industria de la uva de mesa y la cereza. IFG ha cosechado grandes éxitos en diversas áreas, pero el éxito más importante de la empresa ha sido la creación de una uva de mesa reconocible por su nombre y color y buscada específicamente por los consumidores. IFG también defiende los intereses de los consumidores, una tendencia del sector que se espera que crezca a medida que la uva y otros productos agrícolas dependen más de la financiación privada. También se mantendrán otras tendencias actuales, y los obtentores de fruta pondrán más énfasis en los rasgos del consumidor y en las mejoras de la adaptación al medio ambiente. La industria hortofrutícola debería esperar más cambios en el futuro, con muchos avances tecnológicos, como el mayor uso de la mecanización y la robótica. También deberíamos esperar ver nuevas variedades para esos entornos, en particular la posibilidad de una cereza sin tallo, que facilitaría mucho la cosecha mecanizada. En general, los fitomejoradores de IFG miran hacia el futuro y crean avances en casi todas las facetas de la producción de uvas de mesa y cerezas.

Sobre el Dr. Chris Owens
El Dr. Chris Owens comenzó en IFG en 2016 y es el fitomejorador principal, dirigiendo el desarrollo de variedades mejoradas de uvas de mesa y cerezas dulces. También dirige los esfuerzos de investigación y desarrollo de IFG que apoyan el programa de mejoramiento. Chris es licenciado en horticultura por la Universidad de Maryland, tiene un máster en pomología por la Universidad de Cornell y un doctorado en fitomejoramiento y genética por la Universidad Estatal de Michigan. Antes de trabajar en el IFG, Chris dedicó más de 20 años al desarrollo de germoplasma, la mejora y la genética de la vid y las cerezas.

Sobre el autor

Empresas

Agenda

Agenda

Últimos tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This