Seleccionar página

Avispas parasitoides que aseguran la supervivencia de su especie

Avispas parasitoides que aseguran la supervivencia de su especie

Las avispas parasitoides son unos de los enemigos naturales más abundantes y, de los menos comprendidos desde un punto de vista ecológico

 

APUNTES
Las mariquitas se utilizan en control biológico para controlar los pulgones. Koppert, por ejemplo, comercializa 100 larvas del Coccinélido depredador Adalia bipunctata, explicando que se nutren de varias especies y estadios de pulgones.

El neurobiólogo, catedrático de la Universidad de Salamanca, y escritor, José Ramón Alonso, en su blog, dice que una mariquita devora unos 5500 pulgones en un año, por lo que cualquier parásito que las afecte a ellas mismas es una amenaza potencial para la agricultura. Continua contando que en el Reino Unido la infestación de la mariquita “de siete puntos” Coccinella septempunctata, por parte de las avispas parasitoides de ojos verdes, Dinocampus coccinellae, aumentó significativamente durante la década de 1990, desde un 20% de los animales adultos afectados hasta más de un 70%. Esto tuvo un serio impacto económico en los agricultores ingleses porque una parte importante de las mariquitas mueren y de eso se benefician los pulgones y eso lo sufren las plantas.

De ahí que se llevaron a cabo estudios para conocer qué le sucede a la cochinilla que es afectada por las avispas parasitoides.

Las larvas de la avispa se desarrollan en la parte inferior de la mariquita viva; la larva del huevo que eclosiona primero come a los demás y luego continúa alimentándose de la grasa y las gónadas de la mariquita. Al cabo de entre 18 y 27 días acaba la fase interior de la larva; la fase capullo la pasa entre las patas de la mariquita, que con su aspecto amenazador (para eso sirve el color rojo y los puntos de sus élitros) y el movimiento de sus patas, ahuyenta a los enemigos. Una vez emerge el adulto de la avispa, hasta un 25% de las mariquitas parasitadas logran recuperarse.

Se realizaron estudios para saber cómo logra la avispa hacerse con el dominio de la mariquita. El quid está en un virus y un cóctel de sustancias químicas que inyecta la avispa al realizar la puesta de huevos. Al virus, estudiado por el investigador Nolwenn Dheilly y su equipo, se le puso el nombre de DCPV, por las siglas en inglés de “virus paralizador de Dinocampus coccinellae” y hasta donde se sabe actualmente se considera que es el encargado de “hacerse con la mariquita” e inmovilizarla mientras ocurre todo este proceso, protegiendo a la larva de la avispa y … a las copias del virus.

José Ramón Alonso lo cuenta, de manera fascinante, en el post “La guardaespaldas“.

La imagen es de Que comen los animales – ¿Qué comen las mariquitas y dónde viven?

Cita
Koppert, Coccinélido depredador (mariquita) Adalia bipunctata

Informaciones relacionadas

El neonicotinoides, un insecticida que mata a especies polinizadoras

Últimos Tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies