Select Page

Mantener limpio el campo y reciclar los residuos

Mantener limpio el campo y reciclar los residuos

CRÓNICA.   Mantener limpio el campo explican en Coexphal en una noticia de su blog. Se trata de una entrevista al técnico de la Hortofrutícola Costa de Almería, Manuel Martínez Camacho. Para este técnico hortícola la gestión de los restos vegetales es determinante, “manteniendo el campo limpio mediante una correcta gestión de los restos vegetales evitamos que ciertos insectos plaga, de los cuales algunos son transmisores de virosis, encuentren un hábitat adecuado para desarrollarse, así evitamos la proliferación de ciertas plagas y enfermedades tanto en nuestra explotación como en la de los vecinos”

En la entrevista a Martínez Camacho el técnico cree que en las regiones con una horticultura intensiva debería haber más puntos de recogida. Creo, dice el técnico, que éste es un servicio que, al igual que la recogida de basura de los municipios, deberían las administraciones poner a disposición de los productores hortofrutícolas, recogiendo los residuos y llevándolos a las plantas de reciclaje.

La higiene rural es clave para una agricultura sostenible. De forma algo general hay datos que indican que desde los invernaderos de Almería y Granada campaña tras campaña pueden recogerse más de un millón de toneladas de residuos agrícolas orgánicos; más de treinta mil toneladas de plásticos y alrededor de seis mil toneladas de diversos residuos entre envases, latas, papel, orgánicos que no proceden del invernaderos, etc, según los datos que maneja la interprofesional Hortyfruta. Estas cifras, que podrían asustar por su volumen, son responsabilidad de todos y cada uno de los implicados en la horticultura regional y una tarea para gestionarlos adecuadamente

En Almería, como debiera ser en todas la regiones hortofrutícolas, hay entidades e iniciativas relacionadas con la gestión de residuos. Hay propuestas para invitar al legislador a tomar en consideración la gestión inteligente de los residuos de todo tipo, especialmente los orgánicos y, en el caso del poniente mediterráneo español, los desechos de plásticos

La provincia de Almería cuenta en la actualidad, de acuerdo con los últimos trabajos en los que se han analizado con imágenes de satélite, con una superficie cubierta por invernaderos de bastantes más de las 28.576 ha (CAPMA, 2013), constituyéndose en la región con mayor densidad de invernaderos del mundo.

Campo de Dalias, El Ejido. Poniente almeriense. Imagen de la Junta de Andalucía

Según Cajamar, uno de los graves problemas que ha tenido la agricultura intensiva, desde su inicio hasta nuestros días, es el volumen de residuos vegetales que genera. Además de estar sancionado el abandono de los residuos en ramblas y parcelas vecinas de los invernaderos puede tener muchas consecuencias negativas, como el origen de propagación de enfermedades y plagas, afectando considerablemente a los cultivos del vecino; de hecho los residuos orgánicos de las plantaciones degeneran en putrefacción con malos olores y contaminación de los acuíferos; así en un impacto visual negativo (Parra, 2004).

Actualmente hay datos para cuantificar la relación entre peso fresco y seco de cada cultivo hortícola obtenidos de estudios en la Estación Experimental Cajamar Las Palmerillas. Para el cálculo de los residuos vegetales sólo se han considerado los órganos vegetativos (hojas y tallos) y los frutos que no se comercializan. Según los datos de la Fundación Cajamar, el residuo fresco puede oscilar entre 73 t ha-1 para tomate y 17 t ha-1 en sandía. Al considerar el residuo vegetal seco, las cantidades varían entre 2 y 9 t ha-1, dependiendo del cultivo.

La estimación de residuo vegetal en fresco que se genera por cultivo en la provincia de Almería se muestra en la Tabla. En la provincia de Almería se estiman unos residuos vegetales en fresco de 2.013.210 t, sin incluir elementos externos como arena, tierra, rafia, clips, etc. Los dos principales cultivos de la provincia de Almería, tomate y pimiento generan el 55 % del total de los residuos vegetales en fresco.

Una vez finalizado el cultivo, el tiempo que los restos vegetales deben permanecer en el interior de los invernaderos debería ser inferior a una semana para evitar la propagación de enfermedades (Parra, 2004). El peso fresco de los cultivos que llega a las plantas de tratamiento está condicionado por el contenido de humedad, influyendo la temperatura ambiente, los días transcurridos desde la finalización del cultivo, así como el intervalo de tiempo entre el último riego y el corte de la planta. En el caso de Almería la generación de los residuos vegetales se produce durante todo el año, destallados, deshojados, eliminación de frutos de destrío…, con picos en enero-febrero, y mayo-junio.

Cada año hay más de 1 millón de kilos de restos vegetales cuando finalizan los ciclos de cultivo, se colapsan las plantas regionales de tratamiento de residuos. En estos residuos quedan incorporados restos de materiales plásticos como las rafias y elementos de sujeción, con ésto se ocasiona que en el proceso de reciclado no se pueda realizar una gestión adecuada, porque los elementos de sujeción de los cultivos –hilos de rafias, clips, plásticos de acolchados etc. utilizados en los entutorados, éstos residuos no son fácilmente degradables”. Urge legislar sobre la idoneidad de ciertas aplicaciones de los plásticos y de los elementos de sujección empleados en la hortofruticultura. Urge la utilización de rafia biodegradable.

El uso de la rafia biodegradable propicia la economía circular
En febrero de este año se celebró una jornada técnica con el sugestivo título de “rafia biodegradable como parte de la gestión integrada de residuos”, celebrada en el centro IFAPA de La Mojonera. La rafia biodegradable en lugar de convencional durante el cultivo, facilita el tratamiento y posterior compostaje o uso como abonado verde de los restos vegetales, con lo cual se propicia uno de los aspectos de la economía circular, alentando -como intención de los organizadores de la jornada- al sector de la industria auxiliar a seguir mejorando e innovando en este material.

La fuerte intensificación de la hortofruticultura moderna precisa de una adecuada gestión global para evitar problemas medioambientales. Existen diversas tecnologías capaces de reducir el impacto medioambiental de los residuos, tales como: el compostaje, abonado verde, uso en alimentación animal (Moreno, 1998; Barroso et al., 2002; Moyano, 2004), gasificación (Aguilar, 2004; Manzano, 2007), incineración, fabricación de tableros de aglomerado (Parra, 2004), etc; siendo el reto hoy día el hacerlas sostenibles, tanto medioambiental como económicamente.

En cuánto a la gestión de los residuos provenientes de la retirada de frutas y verduras en condiciones no comerciales, por su aspecto o de retiraba por los precios excesivamente bajos, en los invernaderos de El Ejido, comienzan una actividad industrial llamada Frutilados del Poniente para tratar 30.ooo toneladas de verduras y con ellas producir alimentos para más de 10.000 cabezas de ganado. Esta es otra de las soluciones sobre restos vegetales procedentes de los invernaderos de Almería. Entre los destinos de estos excedentes están Cosegur, una cooperativa de ganaderos, y socios de la IGP Cordero Segureño.

El expresidente de Frutilados, Antonio Escobar explica a Tecnología Hortícola que ven perspectivas de viabilidad económica en el plan de empresa actual. El grupo Térvalis, una empresa de la nutrición vegetal y animal, se adhiere al proyecto para la gestión de estos excedentes hortofrutícolas. También colaboran en el proyecto Mabe, Lara Castañeda y Cabasc. Otros socios son Acrena, Agroiris, Agroponiente, Murgiverde y Agroejido.

Antonio Escobar de Agroponiente manifiesta la convicción de que próximamente las tecnologías de producir frutas y verduras en los invernaderos de Almería. serán cada vez más sostenibles. “En Andalucía hay una estrategia de mirar hacia la bioeconomía generando un conocimiento compartido entre empresas”, dice Escobar y cita como ejemplo las obras iniciadas de Frutilados del Poniente. Frutilados será la primera fábrica de transformación de excedentes hortofrutícolas del llamado Poniente almeriense para aprovechar el destrío de las comercializadoras de hortofruta como alimento para el ganado.

 

Informaciones relacionadas   Residuos vegetales procedentes de los invernaderos de Almería, por Juan Carlos López Hernández, Corpus Pérez Martínez y F. Gabriel Acien
El documento en PDF, 10 páginas, Junio 2016

Gestión de restos vegetales en la horticultura de Andalucía Documento PDF, Setimebre 2016, 40 páginas

Estrategia de gestión de restos vegetales en la horticultura de Andalucía. Hacia una economía circular. Documento PDF, Junio 2016, 38 páginas

Hacia una economía circular: motivos económicos para una transición acelerada. Ellen Macarthur Foundation; 22 páginas, documento PDF

Gestión de restos vegetales. Hacia una economía circular. Consejerías Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural y de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Andalucía, España

Luz verde a la construcción de Frutilados

La poda de los cítricos como ejemplo de aprovechamiento de residuos

 

Reducir los residuos en la elaboración de aceitunas de mesa

La gestión in situ de los residuos es la más eficaz

 

Últimos Tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies