Seleccionar página

Defoliación antipulgón de manzano y peral después de la cosecha

Defoliación antipulgón de manzano y peral después de la cosecha

La defoliación de los manzanos antes de que empiecen los vuelos del pulgón ceniciento, Dysaphis plantaginea, reduce su presencia en primavera. La aplicación de quelato de cobre en otoño acelera la caída de las hojas y reduce la presión la primavera siguiente. Pero esta técnica no es efectiva en todas las variedades.

 

El pulgón gris pasa el verano en plantas herbáceas y en el otoño vuelve a los manzanos; en la estación experimental de Pugère, en Bouches-du-Rhone, Francia, ensayan desde 2013 la defoliación precoz en otoño para evitar que esto ocurra y se ha probado en diferentes fincas de la C.E.T.A. de Cavaillon.

La técnica puede ser en ciertos casos una alternativa o un complemento a los métodos actualmente utilizados como arcilla en otoño, aceites minerales a la salida del invierno y aficidas durante la primavera.

Es de interés especialmente en agricultura biológica, donde las soluciones que existen en fruta de pepita no son suficientes; también puede interesar a la producción convencional a la vista de la retirada de los productos en base a neonicotinoides.

La defoliación se hace aplicando quelato de cobre que induce una cierta fitotoxicidad sobre las hojas, su pardeamiento y caída a los 7 a 10 días de la aplicación. La efectividad depende de la variedad, el vigor del huerto y las condiciones climáticas. Temperaturas cálidas, en torno a 25ºC, ayudan a la efectividad. En Provenza el objetivo es tener las menos hojas posibles sobre los árboles en noviembre, que es cuando se intensifican los vuelos de pulgones. Esto significa adelantar la caída de las hojas en un mes aproximadamente respecto al calendario natural.

La eficacia del método está entre el 25 y el 100%. Cuanto más vigoroso es el huerto, menos quelato hace falta. La poda precoz ayuda a que no haya hojas ya que unas pocas son suficientes para que el pulgón se instale. Esta combinación ha dado mejores resultados que solo la defoliación química.

Se trata de lograr que a 1º de noviembre, en las condiciones francesas, no haya hojas.

También se trabaja estudiando otros productos para evitar llegar a niveles excesivos de cobre. El quelato de cobre aporta de 0.9 a 1.8 de cobre metálico por hectárea, una cantidad no despreciable, especialmente en cultivo biológico, donde no se permiten más de 4 g por año o 28 g en 7 años. El sulfato de zinc al 2% se empezó a ensayar en 2017 y han obtenido resultados equivalentes a los del cobre.

Fuentes
Maude Le Corre. Pas de feuilles, pas de puceron, Réussir Fruits & Légumes 398, octubre 2019, en base a una entrevista a Myriam Berud, investigadora de la Estación Experimental de Pugere

La imagen es de Koppert Biological Systems, Pulgón ceniciento del manzano

Últimos Tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies