Seleccionar página

Sensores y estaciones de seguimiento climáticos para optimizar el cultivo de la patata

Sensores y estaciones de seguimiento climáticos para optimizar el cultivo de la patata

El trabajo “Programación del riego optimizada y seguimiento a tiempo real de una parcela comercial de patata” demuestra los beneficios y viabilidad económica de un manejo técnico de los recursos hídricos. En el enlace el documento en Biblioteca de Horticultura

 

La patata (Solarum tuberosum L.) es uno de los cultivos más importantes del mundo, siendo el cuarto más cultivado con un área de 20 Mha y una producción media anual que llega a 368 Mt. En los últimos años la producción tuvo un crecimiento de 1,4 % en todo el mundo, aunque en España en las últimas décadas la producción sufrió una reducción de 60%, impulsada por una disminución del consumo, la limitación de las dotaciones por parte de las juntas centrales de regantes, los costes de insumo y semilla, y principalmente por el precio de venta de los tubérculos (FAOSTAT, 2014).

Varios estudios han demostrado que aprovechamiento del agua suelo, hasta niveles que no generen un estrés hídrico, impuesto por técnicas de riego más eficientes que inducen respuestas fisiológicas en la planta de patata, producen en algunos casos un cierre parcial del estoma y un aumento en la eficiencia del uso de agua fotosintética (Jensen et al., 2010; Kiziloglu et al, 2006). El estudio es fruto de un convenio entre Lab Ferrer, CREA-UCLM y Saf Sampling, y tiene por objetivo servir de guía para ayudar a realizar un seguimiento de la evolución fenológica del cultivo y del agua del suelo en la patata. Sus autores son Bruno César Léllis, Francesc Ferrer, José Maria Tarjuelo y David Tous.

En la variedad de Hermes se siguió la evolución fenológica del cultivo por medio de visitas a campo, en intervalos de 10 días, seguidas de muestreos de plantas para identificar los cambios de las etapas de crecimiento. En cada visita fueron colectadas cuatro plantas representativas de toda la parcela para realizar el seguimiento fenológico y para medir parámetros de crecimiento. Los datos obtenidos de las plantas colectadas, permitieron identificar claramente las etapas de desarrollo del cultivo, permitiendo relacionar con los factores ambientales y del manejo a los cuales fue sometida, posibilitando una mejor planificación de la campaña. Además de las características de la planta, también fue analizado la evolución del balance hídrico del suelo. Para esto fueron instalados sensores de humedad del suelo y una estación meteorológica en la parcela de seguimiento.

El trabajo permitió conocer el contenido de agua del suelo en cada una de las etapas fenológicas. Los tubérculos obtenidos se caracterizaron por su calibre y se caracterizaron los rendimientos por hectárea y comercializables en función de ellos. Según el productor su rendimiento medio fue de 45.000 kg por hectárea en el año de 2018, cantidad inferior a lo que suelen obtener los productores de la zona para la variedad Hermes. Probablemente la causa de esto fue la fecha de siembra tardía, ocasionada por la grande cantidad de lluvias en inverno, principalmente a finales de febrero y principio de marzo.

Considerando el rendimiento total obtenido por el productor (45.000 kg ha-1), su beneficio con la venta fue de aproximadamente 11.700,00 €. De este valor hay que restar los gastos totales y sumar las ayudas recibidas del gobierno, así que el margen bruto obtenido por el productor en el año de 2018 fue alrededor de 4.750,00 € ha-1. En la patata, durante un ciclo productivo de 4 años en una parcela de 20 ha, los costes por hectárea para tener el sistema completo de seguimiento, con sensores de humedad, estación meteorológica, análisis y procesamiento de datos, seguimiento online de la información y mantenimiento es de 45,00 €/ha/año.

El consumo excesivo del agua genera una reducción en el nivel freático y en las zonas más áridas puede llevar a restricciones de su consumo. Esto puede crear a lo largo del tiempo limitaciones productivas y elevación de los costes de energéticos, factores que hacen elevar el coste total de la producción. Por eso la utilización de sensores y estaciones de seguimiento climáticos, son favorables en la hora de planificar la campaña, por proporcionar al productor una mejor capacidad de reacción a las diferentes situaciones a las cuales puede estar sometidas el cultivo. De esta manera siempre va a estar un paso por adelante y tendrá la posibilidad de elaborar mejores estrategias, escogiendo la que le traiga más rentabilidad.

Sobre el autor

EMPRESAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This