Seleccionar página

Visión de la Universidad de Wageningen sobre el futuro del sistema alimentario

Visión de la Universidad de Wageningen sobre el futuro del sistema alimentario
  • Tres equipos de investigadores de Wageningen, apoyados por estudiantes y expertos externos, han estado reflexionando sobre cómo será el sistema alimentario en 2100

 

«Si se quiere desarrollar sistemas alimentarios basados más estrechamente en la naturaleza, automáticamente se obtiene más diversidad y regionalización», Marian Stuiver, líder del programa de Ciudades Verdes

«Debido a que los sistemas del futuro serán tan inteligentes e interconectados, verán de inmediato cómo reducir eficazmente las emisiones de gases de efecto invernadero«, Xuezhen Guo, investigador asociado en informática alimentaria y gestión de la cadena de suministro

«Un mundo impulsado por la IA donde todos se cuidan unos a otros. Los productos con una gran huella tributarán de forma inclusiva«. Jan Verschoor, líder experto en fisiología y tecnología poscosecha

 

¿Cómo serán nuestros sistemas alimentarios en el año 2100? Tres equipos de investigadores de Wageningen, apoyados por estudiantes y expertos externos, han estado reflexionando sobre esta cuestión. Presentaron sus visiones en el evento Imagine Food Systems 2100, que se celebró el 20 de noviembre de 2023 en el campus de Wageningen.

 

El proyecto de Siemen van Berkum invita a buscar soluciones

Las tres visiones han sido seleccionadas entre 10 presentaciones en respuesta a una convocatoria abierta para encontrar soluciones creativas a los problemas relacionados con los sistemas alimentarios europeos.

El proyecto fue iniciado por el economista agrícola Siemen van Berkum. Explica por qué es importante adoptar un enfoque colaborativo para considerar el tema: “Nuestros sistemas alimentarios no están funcionando bien. Producimos mucho, pero todavía hay gente que pasa hambre en el mundo. Si miramos de cerca a los Países Bajos, es evidente que la producción de alimentos se produce a expensas del medio ambiente e incluso de la salud de las personas. Estamos familiarizados con los problemas de las enfermedades relacionadas con los alimentos, como la obesidad y la diabetes tipo 2. Y podemos ver la presión sobre los ingresos de los agricultores en todo el mundo. Así que hay muchas razones para considerar el diseño de nuestro futuro sistema alimentario. Un sistema capaz de proporcionar a todos suficientes alimentos saludables dentro de nuestros límites planetarios. El truco aquí es considerar el problema de la manera más holística posible, de modo que no resolvamos un problema mientras causamos otro”.

Hacia un sistema alimentario justo y regenerativo

El evento del 20 de noviembre presentó tres visiones del futuro, diseñadas para dar un nuevo impulso al debate sobre cómo será el sistema alimentario en 2100.

 

Un futuro alimentario diverso, saludable y justo para Europa

La primera contribución fue la  de Marian Stuiver, líder del programa Ciudades Verdes, y Bertram de Rooij, arquitecto paisajista. La visión surgió de talleres realizados con y para estudiantes internacionales y académicos de Wageningen.

Las visiones de futuro se centran en Europa, y específicamente en dos regiones europeas con características paisajísticas distintivas: la Europa mediterránea (Europa alrededor del mar Mediterráneo) y la Europa continental (aproximadamente los países de Europa central y oriental). Los grupos de estudiantes esbozaron cómo debería ser el sistema alimentario en estas dos regiones en el futuro. Para hacer esto, utilizaron el principio de visión y retrospectiva, donde comienzas imaginando el escenario ideal, luego razonas hasta el presente y luego piensas en lo que necesitas hacer para lograr tu visión a través de esos pasos intermedios.

«Trabajamos con los estudiantes para imaginar los principios en los que debería basarse el sistema alimentario ideal en la región en cuestión», dice Marian. “También nos basamos en lo que llamamos regiones biográficas porque nuestra visión se basa en el suelo, el agua y la naturaleza. Si se quiere desarrollar sistemas alimentarios basados más estrechamente en la naturaleza, automáticamente se obtiene más diversidad y regionalización”.

El título, «Un futuro alimentario justo y regenerativo para Europa», revela por sí solo algo de la historia de Marian y Bertram. Sin revelar demasiados detalles ahora, Marian destaca lo importante que resultó involucrar a los estudiantes en la formulación de una visión futura en torno a los alimentos: “Aún no están arraigados institucionalmente y sienten la urgencia de ser disruptivos.

A modo de ejemplo, mencionaré el concepto de “justicia socioecológica” y las críticas que surgieron de los talleres sobre cómo las corporaciones globales dominan el sistema alimentario. Los participantes quieren que el sistema sea más equitativo, con una distribución más justa de los costos y beneficios. Espero que podamos inspirarnos en su audacia y sentido de urgencia. Todavía nos conformamos con demasiada frecuencia con declaraciones redactadas con cautela, utilizando eufemismos como “dilemas” y “desafíos”. El sistema necesita algunas intervenciones sustanciales. Es por eso que también creamos una nueva imagen del sistema que muestra claramente las decisiones que se deben tomar”.

 

Digitalización, GPT e IA

En la segunda contribución de la tarde, Xuezhen Guo, investigador asociado en Informática Alimentaria y Gestión de la Cadena de Suministro, presentó una visión del papel de la digitalización y la IA en los sistemas alimentarios del futuro. Xuezhen y sus colegas, Daoud Urdu, Marcel Kornelis, Nicolo Ferretti, Hannelore Heuer, Conficence Duku y Koos Gardebroek, realizaron investigaciones en esta área y predicen algunos avances interesantes.

Por ejemplo, esperan que los agricultores del futuro no necesiten un conocimiento profundo de la tecnología para analizar problemas complejos.

«Para entonces, los agricultores podrán simplemente hablar con un dispositivo«, afirma Xuezhen. “Incluso si hay errores en lo que dice el agricultor, la capacidad de GPT será lo suficientemente poderosa como para captar la esencia de la pregunta. A diferencia del modelo GPT actual, que se basa completamente en el lenguaje, para entonces el modelo combinará el lenguaje con visualizaciones potentes. Si el agricultor pide información sobre una sección de su tierra, obtendrá una respuesta que incluye imágenes para una fácil interpretación”.

Xuezhen y sus colegas también esperan que la llegada de un sistema de datos federado tenga un impacto sustancial. Esto se producirá a expensas de los sistemas de datos centralizados actuales, gestionados por las grandes empresas tecnológicas. «Un sistema de base de datos federado reúne sistemas de datos autónomos de forma transparente en una única base de datos», explica.

“Creemos que los sistemas alimentarios del futuro se beneficiarán de esto. Por ejemplo, si queremos que en el futuro sigan existiendo granjas de pequeña escala, los sistemas federados tendrán un papel más importante que desempeñar. Estos sistemas son necesarios si queremos fomentar el intercambio y el uso de datos por parte de grandes grupos de jugadores, porque cada jugador conserva la propiedad de sus propios datos.

Los agricultores individuales podrán mejorar eficientemente su desempeño a nivel local al tener acceso directo a información sectorial. Como los sistemas del futuro serán tan inteligentes y estarán interconectados, verán inmediatamente cómo reducir eficazmente, por ejemplo, las emisiones de gases de efecto invernadero”.

 

Adiós aguacates

La visión final del sistema alimentario del futuro proporcionada por Jan Verschoor, líder experto en fisiología poscosecha y tecnología poscosecha en Wageningen Food & Biobased Research. Junto a Trond Selnes, René Oostewechel, Xiomara Salas Valderrama y Josianne Cloutier, nos presentó dos visiones de universos paralelos. Esto ocurrirá en un “formato similar a un programa de entrevistas”, promete. Él tampoco quiere revelar demasiados detalles, aunque sí dice que el tentador título ‘Adios Avocados’ resume el contenido de ambos escenarios.

El primer escenario tomó como punto de partida la cuestión de cómo podríamos producir alimentos de la manera más eficiente posible en el futuro. “Así que se empieza por plantearse preguntas como: ¿qué cultivos sembraremos en el futuro y en qué suelos? Eso significa que simplemente estarías tratando de obtener tantas zanahorias, patatas y cebollas como sea posible de un acre de tierra, para que todos puedan tener lo suficiente para comer. Sería una especie de sistema dictatorial en el que usarías un código QR para recibir una ración diaria según tus necesidades. Justo como alimentamos actualmente al ganado en nuestros graneros”.

El segundo escenario imagina un futuro en el que la población mundial se habrá reducido enormemente: “Bajo esta visión, la humanidad se da cuenta de que necesita adoptar un enfoque diferente. Terminamos en un mundo impulsado por la IA donde todos se cuidan unos a otros. Los productos con una gran huella se gravarán de forma inclusiva”.

Verschoor nos asegura que la presentación será irónica y no demasiado seria. “Queremos mantenerlo un poco alegre. Pero esperamos que haga reflexionar a la audiencia. Es bueno cambiar las cosas de vez en cuando”.

 

Fuente
What the food system will look like in 2100: 3 visions
https://www.wur.nl/en/news-wur/show-home/what-the-food-system-will-look-like-in-2100-3-visions.htm?utm_source=webpower&utm_medium=email&utm_content=What%20the%20food%20system%20will%20look%20like%20in%202100%3A%203%20visions&utm_campaign=WUR%20Newsletter%2019%2F11

 

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This