Seleccionar página

Ahorro de agua en agricultura: cómo limitar el desperdicio de agua

Ahorro de agua en agricultura: cómo limitar el desperdicio de agua

Forigo Roteritalia explica medidas para limitar el desperdicio de agua

 

[kkstarratings]

TECNOLOGÍA. El agua es vida. Una buena gestión de este recurso es fundamental para los procesos agrícolas. Para ahorrar agua en la agricultura, es necesario actuar en dos lados al mismo tiempo: reducir el consumo y preservar los recursos. Veamos juntos cómo seguir estas reglas.

Los asirios babilonios desarrollaron una gran sociedad, que ha sido la primera en crear un asombroso sistema de riego, superando durante siglos, los problemas del cambio climático, que transformaron progresivamente un terreno bueno y fértil (Mesopotamia) en un entorno semiseco. Hoy, tenemos que enfrentar cambios climáticos importantes, que influyen negativamente en la distribución de las precipitaciones, durante un período de un año y varios años, sobre la cantidad y su eficacia.

La sequía se manifiesta en aquellos períodos y áreas donde la evapotranspiración (que significa la suma de vapor de agua en la atmósfera proveniente del suelo y de la transpiración de las plantas) es superior a los recursos hídricos del terreno. La evapotranspiración, obviamente, es mucho más intensa durante el período de verano; de hecho, para contrarrestar la dispersión de agua, es necesario tener disponible una gran reserva de agua en el suelo o esperar precipitaciones adecuadas (en términos de frecuencia y abundancia).

Cuando las plantas no pueden encontrar suficiente agua para contrarrestar la transpiración, dejan de producir y acaban secándose. Algunas plantas, las que crecieron y se desarrollaron en ambientes pobres de agua, son capaces de ahorrar agua y sobrevivir durante largos períodos de sequía. Por ejemplo, el olivo se caracteriza por hojas muy particulares y una gran red de raíces: a través de las hojas puede hacer intercambios de gases y reducir la pérdida de agua, a través de las raíces, aunque puede explorar grandes volúmenes de suelo y excavar muy profundo para encontrar reservas de agua. Por cierto, otras plantas tienen mecanismos fisiológicos que permiten extraer el agua de la tierra con más fuerza o guardarla dentro de los tejidos cuando el agua es abundante.

En lo que concierne a las plantas cultivadas, hay algunas variedades más resistentes que otras, pero tienen todas las mismas necesidades: tener buenas reservas hídricas. Por ejemplo, el sorgo y el girasol son más resistentes que el maíz y la soja. En general, las plantas mediterráneas tienen una mejor capacidad para resistir la sequía que las del medio – norte de Europa. Sin embargo, hay varias estrategias: como por ejemplo, los cultivos como el trigo, gracias a su ciclo otoño-primavera, pueden escapar del período más seco del verano.

La cantidad de agua que el suelo puede contener depende de su composición (equilibrio entre arena, limo, arcilla), su estructura y también el nivel de sustancias orgánicas húmicas. Los suelos arcillosos bien estructurados, es decir, con una buena red de microporos y una buena cantidad de humus, son los que pueden retener más agua, en oposición a los suelos arenosos.

En el suelo, el agua se puede encontrar en tres estados diferentes:
– absorbida por la matriz coloidal del suelo (en este caso, hay poca o ninguna disposición para las plantas, porque se mantiene por una alta tensión generada por los enlaces químicos);
– invadiendo y ocupando los microporos por capilaridad (en este caso, la tensión se genera solo por un fenómeno físico; es menos fuerte que la anterior y siempre está disponible para las plantas);
– llenando los microporos y, en este caso, está sometido a fenómenos gravitacionales, lo que significa que el agua va más allá al encontrar el “espacio”.

Los dos primeros estados definen la capacidad de campo, los tres definen la capacidad máxima de agua que coincide con la saturación (típico del fenómeno del estancamiento del agua).

El calentamiento global define un incremento de evapotranspiración potencial y cambios en las lluvias que implican una diferencia dentro de la frecuencia e intensidad de la lluvia y, en general, la cantidad de agua caída en una región. La combinación de estos dos aspectos está causando una extensión de áreas áridas y semiáridas; además, genera mayor incertidumbre.

El agricultor debe finalizar las estrategias de ahorro de agua para valorar este recurso favoreciendo la acumulación en el suelo, evitando la salinidad del suelo, eligiendo las especies adecuadas, adoptando un sistema de riego adecuado y eficiente. Estas actividades forman parte de la agricultura sostenible.

Ahorro de agua: recogida de agua en el suelo
Existen dos condiciones para lograr este objetivo: favorecer la infiltración de agua para no permitir que el agua escape a través de la red de drenaje, y mejorar la capacidad de campo, lo es decir, la cantidad de agua que puede retener un suelo.

Cuando se trabaja el suelo dejando que los terrones se expongan al aire, se produce una pérdida constante de agua en el suelo, especialmente en el período caracterizado por un nivel medio-alto de evapotranspiración. El objetivo de aumentar los fenómenos de infiltración de agua de esta manera, a menudo no se logra, especialmente en áreas donde el clima es casi árido, porque las lluvias no son constantes todos los años, por lo que no pueden suministrar suficiente agua (perdida).

Con este método podemos decir que la pérdida de agua es cierta; Por el contrario está en duda su restauración. Por lo tanto, este método no es adecuado para una vista de ahorro de agua.

En este caso, las técnicas de labranza mínima conservadoras son más eficientes, ya que dejan que el suelo se asiente. Además, la presencia de residuos de cultivos en la superficie del suelo ayuda a reducir la evapotranspiración y, en caso de fuertes lluvias, el flujo de agua en la superficie; el agua fluye lentamente, y tiene tiempo para penetrar en el suelo. En las operaciones de labranza tradicionales, es muy útil hacer un trabajo de sedimentación del suelo después de la preparación inicial del suelo, disminuyendo el grado de evapotranspiración debido a la exposición excesiva del suelo al aire.

Otra buena técnica para favorecer el ahorro de agua, también apuntando a mantener el suelo cubierto, es insertar en el círculo productivo, los llamados cultivos de cobertura. De esta manera el suelo no se mantendrá al descubierto entre los períodos de cultivo.

Para obtener una infiltración de agua en profundidad (aumentando la capacidad de retención de agua del suelo) es necesario, en el suelo duro, evitar la labranza que puede producir una suela de arado, evitar el pisoteo del suelo y, en consecuencia, la fabricación de pistas. Se puede obtener un efecto positivo realizando ocasionalmente (cada dos o tres años) operaciones de arado con aperos que presentan hojas rectas o curvadas lateralmente.

De hecho, la suela de arado disminuye la velocidad de infiltración de agua, evitando que llegue a capas más profundas, lo que reduce el volumen del suelo disponible como tanque de agua.

El pisoteo del suelo obstruye los macroporos, es decir, los canales a través de los cuales el agua puede infiltrarse rápidamente en el suelo y reduce los microporos, los verdaderos tanques de agua del suelo.

La continua sucesión del proceso de compactación y restauración de la porosidad (temporal), provoca la ruptura del suelo y, como consecuencia, la pérdida de la microporosidad. La solución ideal para obtener un ahorro de agua está representada por la limitación del pisoteo del suelo y por la reducción del laboreo del suelo.

Ahorro de agua: manteniendo el agua dentro del suelo
Una vez que se infiltra en el suelo, el agua debe protegerse para evitar la evapotranspiración con la consiguiente pérdida de agua.

Durante el verano, o períodos sin cultivo, es útil proceder con una labranza superficial, con el objetivo de interrumpir el ascenso capilar del agua, favoreciendo la formación de una capa superficial delgada que protege las capas debajo, que todavía están bastante húmedas. En cultivos caracterizados por hileras espaciadas, es necesario considerar operaciones como el deshierbe, que rompe la corteza superficial, interrumpiendo el ascenso capilar del agua, preservando el recurso hídrico en el suelo.

El acolchado con material vegetal o películas biodegradables desempeña un papel importante en el escenario de ahorro de agua. Además de evitar el crecimiento de malezas (que pueden afectar negativamente la reserva de agua en el suelo), restringe fuertemente la evaporación directa del suelo. De hecho, esta técnica permite sacar más partido a los suministros de agua al suelo y, cuando se combina con los sistemas de riego con cinta de riego, también permite reducir el consumo de agua durante el riego.

Hacer camas elevadas durante la preparación del semillero proporciona al cultivo un suelo con un nivel de humedad adecuado para el crecimiento de las raíces, incluso en períodos de lluvia. Luego, el cultivo puede desarrollar una mejor red de raíces, capaz de explorar una mayor cantidad de suelo, resistiendo fácilmente los períodos de sequía. La combinación de mantillo y camas elevadas garantiza unas condiciones de cultivo ideales.

La materia orgánica mejora la capacidad hídrica de los suelos y también la infiltración del agua. Gracias a su capacidad de hidratación, y lo más importante, gracias a la capacidad de unir las partículas del suelo, ofrece aglomerados más estables, preservando la porosidad del suelo. Por tales razones, todas las técnicas que intervienen en el manejo del suelo y que tienen como objetivo aumentar el contenido de sustancia orgánica, ayudan a mejorar la capacidad de retención de agua del suelo, aumentando en consecuencia el ahorro de este elemento.

Para defender los recursos hídricos del suelo y reducir la transpiración de la planta, es muy útil (si no esencial) construir barreras contra el viento. Estas barreras pueden ser arbustos o setos que pueden reducir los efectos de la erosión por el viento, un fenómeno dramático en varias zonas italianas.

Ahorro de agua: eligiendo el sistema de riego adecuado
El riego es útil durante las fases de desarrollo y producción del cultivo, es decir, cuando hay escasez de agua. En Italia, hay casi 4,7 millones de hectáreas regadas, el 70% de ellas ubicadas en el Norte, el 9% en el Centro y el 21% en el Sur. El agua se obtiene de los ríos en un 67% del total, el 27% de las reservas subterráneas y el 6% de los reservorios artificiales.

En la agricultura, la frecuencia de años caracterizados por sequía está aumentando y durante esos años las necesidades de agua superan los recursos de la comunidad. En el valle del Po hay muchas cuencas en las que durante los veranos particularmente secos entran en un estado de crisis debido a la falta de agua. La causa de este problema comienza con la difusión de sistemas de riego ineficientes (con eficiencia indicamos la relación entre la cantidad de agua utilizada para el cultivo y la cantidad de agua usada por la bomba). Cuanto menos eficiente sea el sistema, más difícil será alcanzar el objetivo de ahorrar agua.

Los sistemas más ineficientes son los que funcionan por inundación (25%) y surcos (30-40%; si se realizan a través de ranuras pueden llegar a un 50% de eficiencia) provocando una enorme lixiviación de nutrientes del suelo.

Los sistemas de riego que utilizan aspersión pueden alcanzar una eficiencia entre 70 y 80%. El aspecto negativo es, sin embargo, que necesitan mucha energía porque el agua es expulsada con alta presión. Se dividen en sistemas fijos (como por ejemplo en huertos, donde se usan principalmente para mitigar el clima) o móviles (la versión más común) basadas en pivotes.

Los sistemas de riego más eficientes son los que pueden distribuir el agua en puntos muy precisos (85-90%), es decir, cerca de la planta, cerca del suelo o directamente en ella. De esta manera, se ahorra tiempo en cuanto a la exposición del agua al aire y al agua que fluye desde la tubería hasta las raíces.
Además, en comparación con los sistemas de aspersión, la cantidad total de agua llega al suelo, en lugar de detenerse en los tallos de las plantas, donde se evapora muy fácilmente. Con el sistema de tuberías las pérdidas de agua debido a la evaporación directa son muy bajas, teniendo por consecuencia una mayor eficiencia.

Existen muchas soluciones que permiten utilizar este sistema haciendo adaptaciones como por ejemplo, retirar el distribuidor de rociadores y reemplazarlo con equipos capaces de distribuir el agua de manera más precisa. La elección con respecto a los sistemas de riego es compleja y debe hacerse no solo en la vista de los cultivos y la disponibilidad de agua, sino también teniendo en cuenta las características del suelo (la textura y la infiltración son muy importantes) y la calidad del agua. De hecho, es necesario saber el grado de salinidad del agua, su cantidad de sodio y, también en relación con las precipitaciones, elegir el sistema adecuado para evitar la acumulación de sales en la capa explorada por las raíces.

En consecuencia
Como se dijo anteriormente, el agua es vida: todos debemos trabajar para alcanzar un uso responsable, tratando de limitar su desperdicio.
Todos los involucrados en la agricultura, tarde o temprano, deberán alcanzar el objetivo de ser un sistema eficiente de ahorro de agua para sus cultivos. Existen soluciones tecnológicas y técnicas de labranza que también pueden ayudar a alcanzar ese objetivo; de esta manera, no solo tendrá un impacto positivo en el medio ambiente, sino que también aumentará la productividad de la explotación. Un suelo bien hidratado será un punto de partida óptimo para aumentar la producción.

Esperamos, dicen los autores, que este artículo le haya sido útil e inspirador. Si tiene alguna duda o pregunta no dude en contactarnos. Uno de los expertos en Forigo le proporcionará con gusto toda la información necesaria

Fuente
Water saving in agriculture: here´s how to limit water waste

Traducción: A. Namesny

Informaciones relacionadas

Forigo Roter Italia

 

Últimos tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies