Seleccionar página

Bosques: algunas cifras

Bosques: algunas cifras
  • Los bosques son esenciales para evitar la desertificación como eslabón en el ciclo del agua

 

  • Es cuestión de voluntad reforestar el país, sobre todo las laderas hoy secas de montañas y colinas

 

Antonio Ruiz de Elvira,
Universidad de Alcalá

 

CRÓNICA
Se lee ahora bastante sobre bosques en relación con la sequía y con el cambio climático, y faltan cifras. Un análisis correcto debe introducir estas en cualquier consideración, en cualquier estudio.

Las ideas mercantilistas parece están engarzadas en los genes, o en los memes culturales humanos. Estas ideas han sido siempre, que si yo tengo 9, tu tienes que tener 1, o al revés. Este fue un error de bulto en las ideas económicas del siglo XVIII, y se mantuvo en las teorías de Marx, y en algunas personas aún hoy. La realidad no es así. Es perfectamente posible que tu y yo tengamos ambos 10. La riqueza es la disponibilidad de energía, y la energía que recibimos del Sol es inmensa, podíamos decir, a escala humana, ilimitada. Por lo tanto si yo capturo 10 unidades de energía, no te quito a ti nada y puedes capturar también otras 10 unidades.

Pues bien, ese mismo error se desliza de vez en cuando con respecto al agua que necesitan las plantas para capturar energía. Se dice que si en España hay bosques, estos “roban” el agua que precisan los cultivos, y que por lo tanto hay que eliminar los bosques de España. Es el mismo tipo de idea que la eliminar los almacenes de agua, los embalses.

El error se basa en suponer que en España la lluvia, escasa, hay que repartirla entre cultivos y bosques.

Pero en España, primero, no llueve poco. Hoy llueve lo suficiente si se gestiona bien el uso del agua. En la España “seca”, al sur de la cordillera cantábrica, llueve una media de 400 l/m2. Eso supone unos 200.000 Hm3. Todos los pantanos de España tienen una capacidad de 56.000 Hm3. Incluso si se duplicara esa capacidad (lo que es casi imposible, pues no quedan desniveles suficientes en la orografía, quedarían 100.000 Hm3 para los caudales ecológicos. De estas cifras hay que restar la evapotranspiración, pero donde no hay árboles, es muy limitada.

Pero además, si llueve menos de lo que se quisiera, la razón es de hecho la tala de árboles desarrollada a lo largo de los siglos. Una de las mayores fuentes de riqueza en España, antes del auge del turismo, fue la ganadería ovina, desarrollada para la producción de lana, que era, con el lino, casi la única fibra que durante milenios se utilizó, al menos en Europa, para los textiles. Ahora bien, la hierba que comen las ovejas no crece en los bosques, no porque los árboles “roben “ el agua, sino por la sombra que esos árboles dan al suelo. Por este motivo se talaron millones de hectáreas en España, y se produjo una desertización del territorio. A esto hay que añadir talas puntuales. En Almería se talaron demasiados árboles para el servicio de las minas de Rodalquilar, en el siglo XIX. Parte de la desertización almeriense deriva de esa tala.

Cuando llueve, el agua debe empapar el suelo como si este fuese una esponja, que luego irá llevando el agua hacia los ríos o los embalses. Las lluvias torrenciales son puntuales, muy localizadas, llueve en pocos kilómetros cuadrados, y el agua, sobre todo en las cuencas de la cadena costera mediterránea, va directamente al mar.  Los árboles en las laderas de colinas y montañas cumplen dos objetivos mecánicos: Frenan la velocidad y por tanto la energía cinética del agua que cae, y retienen el suelo que es arrastrado dejando la roca al aire allí donde no hay raíces que lo sujeten.

Pero la principal misión de los árboles es añadir vapor de agua a la atmósfera, sobre todo en las laderas de las colinas. El aire, en el Mediterráneo, y sobre todo en verano y otoño, entra en España desde un mar con alta temperatura, con vapor de agua casi saturado. Pero al pasar por las llanuras secas recalentadas, el aire se calienta, y aumenta el punto de saturación, digamos de 5 a 6 gramos  por kilogramo, o mas o menos, por metro cúbico. Ya no puede condensar. Si ese aire asciende por las laderas, se enfría, pero al no estar saturado, no condensa y no se produce la lluvia. Ahora bien, si esas laderas, en vez de estar desnudas de árboles, tienen bosques, estos transpiran, y añaden uno o dos gramos de vapor por metro cúbico de aire, y este se satura y llueve. Esto lo ha descrito ampliamente el Dr. Millán Millán, del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM) de la Comunidad Valenciana.

Como casi todos los procesos en la naturaleza, el fenómeno es no lineal del tipo “El rico se hace más rico, y el pobre, más pobre”: Cuando hay árboles, el suelo se mantiene húmedo, y crecen más árboles y llueve más. Si se quitan los árboles, el suelo se seca, se degrada, desaparece, llueve cada vez menos y la región se desertiza.

Un árbol puede necesitar unos 20 m2 de superficie para desarrollarse bien (en otros casos menos menos metros cuadrados, pero utilicemos este número). Una hectárea son 10.000 metros cuadrados. Divididos por 20, obtenemos 500 árboles por hectárea. España tiene 50 millones de hectáreas, de las cuales 17 millones se dedican al cultivo. Si destinamos a bosques 1/5 de esa superficie total, es decir, 10 millones de hectáreas, sobre todo en las laderas hoy secas de montañas y colinas, necesitamos cinco mil millones de árboles para reforestar el país, retener el suelo y la lluvia que esos mismos árboles producen.  Plantar un árbol puede costar 10 euros, digamos. Necesitamos por tanto cincuenta mil millones de euros. Si esto lo hacemos durante 10 años, serían cinco mil millones al año, algo que un país como España puede hacer sin despeinarse. Es cuestión de voluntad.

En la imagen, Los taludes de carreteras, caminos, barrancos, zonas no cultivables, … unas de las varias opciones para plantar árboles sin competir con la agricultura

 

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This