Seleccionar página

Las mallas de Arrigoni, un excelente aliado para la agricultura del orgánico

Las mallas de Arrigoni, un excelente aliado para la agricultura del orgánico

Lo confirman los magníficos resultados alcanzados por las mallas en las pruebas en campo para hojas de baby leaf para la categoría “orgánico”

 

INFOMERCIAL
Arrigoni, el grupo especializado en la producción de mallas protectoras para la agricultura se confirma como un excelente aliado para la agricultura orgánica.

Los excelentes resultados obtenidos después de una prueba en el campo para el control de pulgones lo confirman. La prueba se realizó en una siembra de rúcula orgánica, comenzó a principios de septiembre y se cosechó 17 días después. Tanto SCIROCCO MD WHITE (cortavientos y malla de sombra media, en monofilamento de HDPE de tejido plano) como BIOMAGLIA (malla de poliamida ligera, antiinsectos y antihielo) se probaron, se colocaron en el cultivo inmediatamente después de la siembra y se mantuvieron hasta la cosecha.

La prueba incluyó un área de más de 5,000 metros cuadrados, sembrada con la variedad de rúcula Extrema, de la compañía Maraldi Sementi en Cesena.

La respuesta de la prueba fue positiva: la rúcula protegida tenía la misma calidad que la rúcula no cubierta. No mostró signos de sufrimiento ni diferencias en la calidad (como el color o la consistencia), incluso el rendimiento fue el mismo.

Una confirmación adicional de los resultados de BIOMAGLIA proviene de otra prueba de campo realizada en la Azienda Agricola Fratelli Cambise en Trasacco, L’Aquila, empresa histórica que durante más de treinta años se ha especializado en la producción de vegetales de hoja. El gerente técnico Sandro Cerasani explicó: “Para este tipo de cultivo –las hojas de baby leaf– el problema principal está naturalmente representado por las enfermedades virales, cuyo vector principal es el trips. Para contrarrestar su propagación, hicimos una prueba con Arrigoni Biomaglia en lechuga, brócoli y radicchio. El resultado fue extremadamente satisfactorio, con un porcentaje de plantas infectadas cercano a cero, por lo que dado los resultados ya estamos pensando en ampliar nuestras superficies protegidas por Biomaglia de Arrigoni “.

“El aspecto más importante, destaca Milena Poledica, una ingeniera agrónoma de Arrigoni, es que las superficies protegidas por las mallas de Arrigoni no requerían tratamientos fitosanitarios contra los pulgones o los trips, ni muestran ningún daño al cultivo. Está claro en la prueba que el uso de protección física a través de mallas Arrigoni es extremadamente ventajoso, tanto en términos de costo como de efectividad. Además, ofrece la posibilidad de recolectar un producto libre de residuos de pesticidas y, por lo tanto, más saludable. Una opción esencial para los que trabajan en el sector orgánico”.

Según el último informe de ISMEA – Instituto di Servizi per il Mercato Agricola Alimentare- publicado en Sana 2019 (la exposición internacional de productos orgánicos y naturales), la tendencia positiva de los últimos quince años continúa para el sector orgánico, las frutas y hortalizas con etiqueta de BIO. Habiendo emergido ahora de la dimensión nicho de los orígenes, en los últimos años se ha convertido en un estilo de vida ampliamente difundido y consolidado en los hábitos alimenticios de las familias italianas.

Durante la última década, las compañías de producción y procesamiento orgánicas -los alimentos BIO-  se han duplicado en general, mientras que las superficies agrícolas orgánicas han crecido en un 60%. A finales de 2018, el área cultivada en Italia con agricultura orgánica alcanzó casi 2 millones de hectáreas, con una cantidad de agricultores que llegaron a 80,000 unidades.

Las elaboraciones llevadas a cabo por el Sinab -Sistema di informazione nazionale sull’agricoltura biologica- indican que desde 2010 los incrementos registrados son más de 800 mil hectáreas y 20.000 son las granjas dedicadas a este sector. En comparación con 2017, las superficies biológicas aumentaron un 3% con 49.000 hectáreas más.

De hecho, el problema de reducir los tratamientos con pesticidas para ofrecer un producto con menos residuos es un tema muy presente, incluso entre las empresas especializadas en la producción de verduras y ensaladas. Además, el uso de muchas moléculas está demostrando ser ineficaz, por lo tanto, la aplicación de pesticidas es una opción contraproducente por muchas partes. En este sentido, la elección de barreras físicas representa una solución tan válida y concreta como “verde”.

Información relacionada

Las mallas de Arrigoni, un excelente aliado para la agricultura orgánica

La sanidad agroecológica y el comercio de alimentos BIO

Últimos tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies