El uso de microinjertos en solanáceas, características y beneficios

El uso de microinjertos en solanáceas, características y beneficios

El microinjerto permite reunir desde etapas iniciales del cultivo, las características deseadas de dos plantas en un solo individuo

 

02.06.2020 – INFOMERCIAL
Origen de la práctica
La técnica del injerto herbáceo se inició en Japón en 1914, para prevenir enfermedades de hongos en sandía. Posteriormente, se comenzó a utilizar en Europa alrededor de 1950.

El injerto es la unión de dos plantas para conformar una, con objetivos comerciales y características particulares que, al unirse con otra planta, la nueva vinculación genera ciertas ventajas que por sí solas no tendrían. Estos beneficios, en el caso de la parte superior pueden ser mejor producción, mayor tamaño de planta, etc; mientras que en la parte inferior mayor resistencia de las raíces al contagio de enfermedades, anclaje, etc.

Imagen de una planta luego del repique en invernadero

Microinjerto en solanáceas: tomate, pimiento y berenjena
En el caso de las solanáceas se realiza el microinjerto, un proceso en el cual la planta se injerta cuando es muy pequeña, lo que permite que la unión entre la variedad (parte superior) y el patrón (parte inferior) crezca con la planta llegando a ser casi imperceptible al momento de la entrega.

El corte en la variedad y el patrón para la confección del microinjerto se realiza pasados los 12-15 días desde la siembra, uniendo luego ambos cortes con una pinza. Tras esta acción, la planta se encuentra en unas condiciones muy delicadas, para ello se ubica en lo que llamamos “cooling” que consiste en un espacio formado por mesas bajo control de humedad y temperatura para que el injerto se haga efectivo y finalice así el proceso de prendimiento de la planta.

Una vez que la planta ha salido de cooling, se ubica en el invernadero y es ahí donde se realiza el repicado de las bandejas, colocando las plantas en unos soportes más grandes y así generar una raíz y planta nueva.

Ventajas del microinjerto
La utilización de esta práctica en solanáceas da lugar a una planta más sana y de calidad al mantener el mismo sistema radicular del pie, con una perfecta cicatrización sin riesgo de rotura, y un sistema radicular más potente.

Los agricultores apuestan al microinjerto por dos motivos, en primer lugar, mayor tolerancia a condiciones del suelo poco favorables para el cultivo, como los problemas de hongos, mala aireación, suelos salinos o fatigados, encharcamientos y en segundo lugar, el aumento de vitalidad en la planta, mejor calidad de cosecha, adelanto del inicio de producción y ciclo más extenso, aumento de producción y homogeneidad de los frutos.

Sobre la empresa
El Plantel Semilleros es una empresa almeriense especializada en garantizar las mejores condiciones de las plantas en su primera fase de desarrollo. Distinguidos por la alta calidad de sus productos y grandes resultados obtenidos por los agricultores, gracias a más de 20 años de trabajo e investigación.

Conociendo al detalle los requerimientos del sector agrícola, trabajan de manera profesional y constante en las distintas líneas de investigación con el fin de anticipar las exigencias del mercado, buscando siempre el aprovechamiento de semillas, nuevos procesos y compatibilidades en los distintos sistemas de injertado.

Noticias relacionadas

Sobre el autor

Empresas

Últimos tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This