Seleccionar página

Riego deficitario controlado en pistacho

Riego deficitario controlado en pistacho
  • El cálculo de las necesidades de riego de un cultivo debe tiene varios componentes a considerar

  • En pistacho, un ligero estrés durante la fase de endurecimiento de la cáscara no afecta a la producción final y reduce la necesidad de agua

13.01.2023 – INVESTIGACIÓN
En la última década, el cultivo del pistacho ha experimentado un gran desarrollo en España, pasando de ser un cultivo minoritario a uno de los cultivos de más importancia entre los cultivos leñosos. Según el anuario de estadística del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en 2020 había un total de 49.534 ha, de las cuales 15.699 ha son de riego. Esta superficie se encuentra fundamentalmente en Castilla La Mancha, donde se concentran 37.941 ha (Albacete, 8.991; Ciudad Real, 12.289; Cuenca, 5.534 y Toledo, 10.748 ha). Destacan, en esta comunidad que lidera el cultivo del pistachero, las 9.467 ha de regadío, es decir, un 25% del total.


Pistacho Fórum, el evento más importante del año en la península ibérica

Considerando la importancia actual del cultivo y las tecnologías específicas desarrolladas por empresas del sector, los miembros de la plataforma Tecnoagro Iberia (NaanDanJain Ibérica y Compo Expert), AGQ Labs y Poscosecha.com organizan la 1º edición del Pistacho Fórum que tendrá lugar el 1 de marzo de 2023 en Salones Epílogo en TomellosoCiudad Real (España).

El programa del Pistacho Fórum estará compuesto por una amplia variedad de temas, dividido en cuatro bloques temáticos: TecnologíaInnovaciónMercado Inversión.

Para más información, programa provisional e inscripciones, accede a la web del evento: https://poscosecha.com/pistacho-forum

En el evento, participarán investigadores y técnicos de referencia en el sector, entre los cuales se encuentra el autor de este artículo, David Pérez López, Ingeniero Agrónomo y Profesor Titular en la Universidad Politécnica de Madrid en el Dpto de Producción Agraria de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica Alimentaria y de Biosistemas, quien lleva consigo una ardua experiencia en riego deficitario de pistacho y es por ello que estará presente en el Pistacho Fórum para compartir todos sus conocimientos con los asistentes.


El agua de riego, un factor fundamental a tener en cuenta

El cálculo de las necesidades de riego de un cultivo debe de tener varios componentes en consideración. Por un lado, es evidente la influencia del clima, que varía de día a día y tiene distintas tendencias según localizaciones. El agua fluye por un árbol desde las raíces, por el tronco y las ramas, para finalmente salir a la atmósfera por las hojas.

Según la especie, tiene mecanismos para que esta salida de agua hacia el exterior esté más o menos dificultada, lo que implica que cada especie tendrá un grado distinto de aclimatación frente a la falta de agua. Esto se suele traducir en especies con hojas más pequeñas, más lignificadas y cerosas. Es decir, las necesidades de riego dependen de la especie de la que estemos hablando. Puesto que la salida de agua se hace a través de las hojas, cuantas más hojas tengamos las necesidades de riego se incrementan, siendo necesarias mayores cantidades de agua. Por tanto, mayor densidad de plantación y árboles más grandes implican mayores necesidades de agua.

En general, la producción está asociada al número de hojas (dependiendo de la arquitectura del árbol), por tanto, desde el punto de vista de la producción, interesa la mayor densidad de plantación posible y los árboles lo más grandes posible. Es decir, dicho de otra manera, la producción del pistacho depende de la disponibilidad de agua del cultivo. Esta afirmación se puede constatar fácilmente porque observamos como los campos con suelos más profundos, que pueden retener más agua de las lluvias de invierno, tienen arboles con mayor tamaño y producción en condiciones de secano.


Necesidad del cultivo expresada en números

En términos científicos se conocen las necesidades de agua de un cultivo como evapotranspiración del cultivo (ETc), la influencia del clima en las necesidades de agua de un cultivo se cuantifica con un término que denominamos evapotranspiración de referencia (ETo), que se modula con un coeficiente de cultivo (Kc) para tener en consideración las diferentes características de cada cultivo. Por último, en los cultivos leñosos se toma un coeficiente reductor (Kr) que tiene en consideración la densidad de plantación y el tamaño de los árboles, es decir, la cantidad de hoja por superficie.

ETc =ETo Kc Kr
A la hora de hacer la programación del riego tendremos que tener en cuenta las precipitaciones (Pe) del periodo de estudio para restárselas al riego.

Rn = ETc – Pe
Por último, habrá que tenerse en cuenta la eficiencia del riego, que será función de la calidad de agua, de la calidad de nuestros goteros, de la pendiente del terreno, …

Rb=Rn
Con estos cálculos para la climatología de Castilla- Mancha son necesarios unos 550 mm al año, 5500 m3 ha-1 y año (Memmi et al., 2016). Esta cantidad excede en mucho las cantidades de agua de las que dispone un agricultor en Castilla La Mancha para el cultivo del pistachero en riego.


El origen del RDC

Con el objetivo de ahorrar agua en cultivos leñosos en riego, afectando lo mínimo posible a la producción nacen a primeros de los 90 las estrategias de riego deficitario controlado (RDC). El RDC se basa en detectar periodos durante el crecimiento del fruto en los que este es menos sensible al estrés hídrico que provoca la reducción del riego. Nace en el cultivo del melocotonero y ha demostrado ser muy útil en todos los frutales que se denominan de hueso, es decir, que su fruto es una drupa (melocotón, almendra, ciruela, albaricoque, olivo y pistachero).


Etapas productivas el cultivo de pistacho

El desarrollo del fruto del pistacho se puede dividir en varias etapas en función del tipo de tejido que se desarrolla. Básicamente, en primer lugar, crece lo que se conoce como piel o pellejo en la cual se incluye lo que luego constituirá la cáscara. Este tejido se conoce como pericarpo, procede de la evolución del ovario de la flor y está formado por tres tejidos, el interior se conoce como endocarpo y constituirá la cáscara del fruto. A continuación, se produce el endurecimiento del endocarpo, es decir, la cáscara del fruto se endurece hasta alcanzar la dureza final. Mientras que se produce el endurecimiento de la cáscara, se inicia el crecimiento de la semilla, lo que finalmente será el producto que nos interesa. Se ha demostrado que un ligero estrés durante la fase de endurecimiento de la cáscara no afecta a la producción final y, sin embargo, reduce las necesidades de riego a 300 mm al año (Memmi et al., 2016), es decir, una reducción de las necesidades de agua del riego del 36%.


Imagen principal

Campo experimental de Riego Deficitario Controlado en la finca de la Entresierra (Centro Agrario “El Chaparrillo), en Ciudad Real.


Noticias relacionadas

Sobre el autor

Empresas

Agenda

Agenda

Últimos tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This