Seleccionar página

Sistema fijador de nitrógeno vetado por riesgos medioambientales

Sistema fijador de nitrógeno vetado por riesgos medioambientales
4.0
01

INFORMACIÓN. El sistema simbiótico fijador de nitrógeno atmosférico constituido por el helecho acuático Azolla spp. y el alga cianofícea Anabaena azollae, de significación agronómica por su empleo tradicional como fertilizante nitrogenado en países del Sudeste Asiático, está siendo estudiado en países industrializados, explican F. Sevillano et al., del CSIC Salamanca. Su trabajo repasa la información disponible sobre estos organismos y estudia la relación entre características morfológicas y fisiológicas con su capacidad de fijar nitrógeno.

Los autores recuerdan  que el nitrógeno en su forma molecular (N2) constituye aproximadamente un 79% de la atmósfera terrestre, pero los vegetales superiores no pueden usarlo directamente, lo que motiva su aplicación como fertilizante.

El cuestionamiento a estos últimos por los problemas medioambientales que provoca su exceso lleva al interés por los organismos capaces de fijar el N2 atmosférico.

Pero sólo unos pocos pueden hacerlo, como es el caso del alga azul-verdosa Anabaena azollae, que muchas veces está en simbiosis con el pequeño helecho de agua dulce Azolla.  Se trata de una asociación con consecuencias similares a las de las leguminosas con Rhizobium, es decir, un enriquecimiento del medio con nitrógeno sintetizado a partir del aire.

El sistema simbiótico tiene para el helecho una gran importancia en aguas deficientes en N; Anabaena fija nitrógeno mientras que Azolla fotosintetiza. Los autores mencionan entre los principales factores que condicionan la distribución del sistema Azolla-Anabaena a la temperatura, luz, concentración de sales, pH y presencia de ciertos nutrientes. La temperatura óptima es de 28ºC para esta simbiosis, pero se produce entre 5 y 45ºC.

Un fertilizante tradicional en Lejano Oriente
El empleo de esta asociación simbiótica como fertilizante en el Lejano Oriente data de muchas décadas; es tradicional en el cultivo de arroz, aunque una densidad alta de Azolla en el momento de la siembra puede dificultar el crecimiento de las plantas jóvenes. Wikepedia, con datos de FAO, explica que en el Sudeste Asiático se usan para incrementar la productividad de los campos de arroz. Cuando éstos se inundan en primavera, se los puede inocular con Azolla, que por su rápida multiplicación, cubre el agua, suprimiendo malezas. Cuando las Azolla mueren, contribuyen con nitrógeno que luego el arroz tomará por las raíces.

Como los campos de arroz se secan, todas las Azolla eventualmente mueren, haciendo un excepcional abono verde, pudiendo entregar más de 9 t/ha/año de proteína.

Sin embargo, en muchos sitios del mundo Azolla es una maleza en cursos de agua (de ahí viene uno de los nombres con que se le conoce, “helecho mosquito”, por la creencia que ningún mosquito puede acceder al agua para desovar cuando la superficie está cubierta de esta especie). La reproducción es tanto sexual como asexual, es decir por trozos de la planta.

Prohibidas en España
En España “Debido a su potencial colonizador y constituir una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, todas las especies y subespecies dentro del género Azolla han sido incluidas en el Catálogo Español de Especies exóticas Invasoras, aprobado por Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, estando prohibida en España su introducción en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.”

En otros países se invita a su cultivo como alternativa ecológica; es el caso del artículo de Monika Mondal, que explica cómo cultivar, a nivel de pequeñas explotaciones, Azolla para su uso como fertilizante.

Para sitios en que esta práctica no se puede utilizar, quizás existan fertilizantes orgánicos basados en estos vegetales, capaces de aportar el nitrógeno que ha quedado fijado a los tejidos de Azolla (si lo sabes, gracias! por decírmelo, Alicia, info@poscosecha.com).

Una web boliviana, “Azolla para todos“, está dedicada a informar de un proyecto para su cultivo y los beneficios que mencionan, además del uso como fertilizante orgánico, es el uso como forraje, sumidero de carbono, y la creación de un nicho ecológico en el sitio donde se hace crecer.

 

Fuentes: Azolla, Wikipedia y Azolla para todo

Sevillano, P. Subramaniam y C. Rodríguez-Barrueco, La asociación simbiótica fijadora de nitrógeno atmosféricoa Azolla-Anabaena, CSIC, sin fecha

Monika Mondal, Adopt smart farming by cultivating Azolla. La imagen pertenece a este documento (web https://krishijagran.com; es una web muy activa pero no os recomiendo aceptar las alertas ya que son muy frecuentes y diversas en su temática)

Informaciones relacionadas

5 preguntas sobre la legislación de productos fertilizantes

Enrique Riquelme reelegido secretario general de AEFA

Premios para estudiantes de másters sobre los bioestimulantes naturales

 

Últimos tweets

Todas las informaciones

Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies