Seleccionar página

Acolchados biodegradables, ¿Cómo acelerar su descomposición?

Acolchados biodegradables, ¿Cómo acelerar su descomposición?

El uso del acolchado es una técnica agraria ampliamente utilizada en la horticultura, que trae muchos beneficios para los cultivos

 

26.11.2021 – INFORMACIÓN

Josefa López Marín del IMIDA

En el 30º encuentro de “CHARLAS EN LA BIBLIOTECA”, contamos con la presencia de Josefa López Marín del Departamento de Producción Vegetal y Agrotecnología del IMIDA (Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Medioambiental), quien nos comentó sobre técnicas para optimizar la velocidad de degradación de acolchados biodegradables.

El uso del acolchado es una técnica agraria ampliamente utilizada en horticultura, como promotor de la precocidad del cultivo, de efecto herbicida contra las malas hierbas, lo que supone una disminución del uso de fitosanitarios, y fundamentalmente, de agua, evitando la ETP del suelo.

 


Una solución para la horticultura

La intensificación actual del uso de materiales plásticos en la agricultura, aunque ha aumentado significativamente la productividad, también está generando efectos adversos crecientes sobre el medio ambiente del agro-ecosistema. En un cultivo hortícola se emplean alrededor de 250kg/ha de plástico de los cuales pueden quedar como residuo unos 100 kg/ha. La recolección de este plástico supone 170 €/ha, siendo difícil su reciclaje, ya que lleva adherida gran cantidad de tierra. Al final de su vida útil los materiales plásticos utilizados para cubrir el suelo como los mulching del suelo, se convierten en una fuente de contaminación cuando se eliminan indebidamente, se dejan en el suelo o se queman.


Sin humedad, los microorganismos tardan en actuar

El uso de los acolchados degradables puede ser una solución, pero existe el problema de que, en la Región de Murcia y zonas del sureste español, no se degradan totalmente, debido a las condiciones climáticas y de cultivo que se dan, fundamentalmente por la falta de humedad en el suelo tras la finalización de los cultivos, lo que provoca que la actividad de los microorganismos del suelo se vea reducida, ralentizada o detenida por dificultades en su supervivencia, siendo estos esenciales en el proceso de degradación.

El objetivo de este trabajo es dar a conocer diversas técnicas que permiten acelerar el proceso de degradación de bioplásticos utilizados comúnmente en la horticultura actual.

Imagen
Laverdad.es – El Imida reduce la biodegradación de plásticos a seis meses

Autor
Josefa López Marín – IMIDA

Para saber más, accede a la jornada 30º de Charlas en la Biblioteca: Sostenibilidad en el uso de plásticos agrícolas y Colmenas inteligentes.

 

 

 

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This