Seleccionar página

Cultivos espaciales, el tomate más pequeño del mundo

Cultivos espaciales, el tomate más pequeño del mundo

La planta de tomate más pequeña del mundo, produce flores y raíces como cualquier otra, pero en tamaño muy reducido

 

APUNTES – 17.06.2020
Con la idea de conquistar nuevos horizontes más allá de nuestro planeta, ya sea con objetivos de supervivencia o la propia curiosidad humana, desde hace tiempo se están desarrollando distintas tecnologías que permiten la independencia de los astronautas en el espacio.

Un interesante descubrimiento en lo que respecta a independencia de alimentos, ha sido la “mini planta de tomate” lograda a partir de mutaciones genéticas en un cultivar de tomate cherry, que se venía estudiando desde hace 10 años, explica la doctora Martha Lucía Orozco, ingeniera agrónoma de la Universidad Nacional de Colombia y Doctora en Fisiología de Plantas de la Universidad de Washington.

Obtención de la nueva planta
Para el desarrollo del nuevo ejemplar, se implementó la técnica moderna de edición de genes usando la tecnología de CRISPR. Esta forma, consiste en editar el ADN a través de la eliminación puntual (mutación) en uno de los nucleótidos del gen que controla el tamaño de la planta.

Esta nueva planta, actualmente es la más pequeña del mundo, seguida en tamaño por la variedad Micro-Tom, la cual se encuentra ya reportada en la literatura científica y con la que se hizo la prueba de control y comparación de tamaños. La nueva variedad florece y produce raíces como cualquier otra, pero en tamaño muy reducido, además de producir más semillas que la conocida planta de tomate cherry.

Alimentos disecados y al vacío utilizados por astronautas en la actualidad

Gracias a este innovador hallazgo, el equipo de la investigadora ha sido elegido por la NASA como destinatarios de financiación en la categoría de “plantas”, por la posibilidad de cultivar tomate en áreas reducidas dentro de las estaciones espaciales. El interés generado en la agencia estadounidense se debe a que su multiplicación podría aportar a la “calidad de vida” de los astronautas en el espacio, pues además de ser una fuente de alimento, como ser vivo que requiere de cuidado y atención sería un aporte a la estabilidad emocional de los astronautas, afirma la experta.

Otros descubrimientos
Además del hallazgo de la pequeña planta de tomate, en investigaciones previas en torno al cultivo de tomate en la Universidad Estatal de Washington, la doctora Orozco contribuyó a identificar por primera vez en la historia un polipéptido hormonal que se mueve de una célula a otra para activar sistémicamente las respuestas de defensa de plantas ante las plagas o el estrés.

Con ese hallazgo, y a través de procesos de ingeniería genética, se pudo mejorar en un 80 % la resistencia del tomate a la plaga Spodoptera spp., una de las que más afecta el cultivo en condiciones de invernadero.

Fuente www.chilebio.cl

Informaciones relacionadas 

Empresas

Últimos tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This