Seleccionar página

Más de 6.000 años de historia y evolución en tu ensalada

Más de 6.000 años de historia y evolución en tu ensalada

Todas las lechugas que comemos hoy en día, descienden de plantas silvestres que fueron modificadas hace 6000 años

 

23.04.2021 – INFORMACIÓN
La lechuga iceberg, la lechuga de hoja de roble, la romana y todas las demás lechugas que comemos hoy en día, descienden de plantas silvestres que fueron modificadas hace 6000 años en el Cáucaso para que se pudiera cosechar el aceite vegetal de las semillas. Después de que los antiguos griegos y romanos cultivaran las plantas para utilizarlas como verduras de hoja, la lechuga también acabó en nuestros platos con el paso del tiempo.

La especial historia de la lechuga se ha descrito con detalle gracias al análisis del ADN de 445 tipos de lechuga, realizado por la Wageningen University & Research y el BGI chino. Su investigación se publicará también en la prestigiosa revista Nature Genetics y abre la puerta a una mejora más rápida y eficaz de los cultivos alimentarios más resistentes.

En función de los datos recopilados por los expertos, las primeras plantas silvestres se modificaron para su cultivo hace 6000 años en el Cáucaso. Estas primeras lechugas sólo servían para cosechar semillas para extraer aceite, y los antiguos griegos y romanos siguieron cultivando estas plantas (en aquella época, todavía tenían espinas en las hojas) para utilizarlas como verduras de hoja. Y la historia contada por el ADN continúa, hasta llegar a los estadounidenses que necesitaron propiedades de las variedades silvestres para cambiar la suave y lisa lechuga de mantequilla por la dura y fruncida lechuga iceberg. Toda esa información la hemos aprendido del ADN de estos tipos de lechuga.

2.500 tipos de lechuga diferentes

En la actualidad, contamos con una gran variedad de lechugas, las cuales podemos dividir en dos grades grupos y decir que unas 1.500 variedades han sido cultivadas alguna vez por los agricultores en algún lugar del mundo y las restantes 1.000 se consideran poblaciones de lechugas silvestres que podemos encontrar al costado de las carreteras y reservas naturales.

Diferentes tipos de lechuga alrededor del mundo

Migración lenta por Europa

El Centro de Recursos Genéticos de los Países Bajos (CGN), que es el banco de genes holandés y forma parte de la Universidad e Investigación de Wageningen (WUR), gestiona esta colección de 2500 tipos de lechuga. Se trata de la mayor, más completa y mejor documentada colección de lechugas del mundo.

En colaboración con el BGI chino, se está determinando el orden del ADN de los 2500 tipos, incluyendo un análisis de las variantes genéticas y las diferencias y similitudes entre estas variantes. Los resultados de los primeros 445 tipos de lechuga han dado lugar a una publicación en Nature Genetics sobre los orígenes y la historia del cultivo.

La importancia de conservar el gran volumen de material genético 

Según Rob van Treuren y Theo van Hintum, los dos coautores de la publicación de Wageningen, la investigación demuestra perfectamente cuánta información puede obtenerse a partir de la información del ADN en una colección de un banco de genes. También muestra la importancia de la preservación y protección de la biodiversidad y las fuentes genéticas para un suministro sostenible de alimentos en tiempos de cambio climático y de una población mundial creciente. Lee el artículo: Influencia del cambio climático en zonas de la Meseta Norte de España.

«Determinar el orden del ADN del material, en nuestras colecciones y en otras, permite a la ciencia rastrear los rasgos ocultos hasta ahora, en miles de variedades y poblaciones silvestres de lechuga y otros cultivos. Con ello, hemos obtenido la llave de un enorme cofre del tesoro. Por ejemplo, imaginemos que la investigación indica que ciertos genes son importantes para la resistencia a la sequía o a una determinada enfermedad. Entonces se podría buscar en los datos de ADN recursos genéticos que tengan genes muy parecidos y, utilizando esos recursos, se podrían obtener plantas mucho más rápido y eficazmente de lo que era posible hasta ahora. Eso es nada menos que revolucionario».

Fuente: Wageningen University and Research – The DNA of lettuce unravelled: in 6000 years from weed to beloved vegetable

 

 

Noticias relacionadas

Sobre el autor

Empresas

Agenda

Agenda

Últimos tweets

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This