Seleccionar página

Retos en los invernaderos españoles

Retos en los invernaderos españoles

El sector hortícola de invernadero pasa necesariamente por dotar a las empresas de la última tecnología, adaptada a nuestras condiciones específicas de producción.

En el ministerio de agricultura celebraron una jornada para analizar los “Principales retos de la horticultura española de invernadero”, en la que `participaron expertos en innovación. El programa tuvo 2 análisis complementarios. Por una parte, la tecnología y manejo del cultivo en invernaderos, los retos y factores de éxito, con una visión desde orientaciones tecnológicas como las holandesas, el desarrollo de la horticultura intensiva de Marruecos y la visión desde España expuesta, por Jerónimo Pérez Parra, del IFAPA y Roberto García Torrente de Cajamar.

Por otra parte, el programa de la jornada invitaba a destacados actores económicos de la horticultura de Almería a explicar los retos y oportunidades del sector hortícola español. Intervinieron Manuel Galdeano, presidente de Murgiverde y de Coexphal y productor de hortícolas, Jorge Brotons, presidente de FEPEX y de Bonnysa y productor de tomate, Andrés Góngora, responsable de la sectorial de FyH de COAG y productor de hortícolas, Francisco Vargas, responsable regional y nacional de ASAJA para el sector de frutas y hortalizas y productor de hortícolas, Roque García Simón, responsable de hortalizas intensivos de UPA y productor de hortícolas y, moderó el debate, Fernando Miranda, Director General de Producciones y Mercados Agrarios, MAPAMA.

Es muy evidente la relevancia económica de la horticultura de invernadero en España, cuya producción es superior a los 2.500 millones de euros, lo que supone casi la mitad del valor de las hortalizas producidas en el país. España en los cultivos de hortalizas en invernadero se sitúa en el grupo de cabeza de los países productores, con una superficie que sólo superan China y Japón.

Además, la horticultura de invernadero genera un gran número de actividades auxiliares de gran impacto en la economía y empleo de las zonas de producción. En el caso de Almería, la horticultura en invernaderos de plástico no paró de crecer desde la campaña 2008-2009 hasta alcanzar un incremento del 20% desde entonces.

Del informe “análisis de la campaña hortofrutícola de Almería” de la Fundación Cajamar

Entre los cultivos a destacar por su incremento en toneladas lo principal es tomate y pimiento, y entre ambos representan cerca del 50% de la superficie invernada.

En 2015-16 el informe Cajamar decía que “la pasada campaña produjimos más kilos, pero los vendimos más baratos, de forma que los ingresos percibidos por los agricultores se salvaron por la vía de los kilos, no por la de los ingresos unitarios. (..) con más perspectiva esta campaña ha sido una de la mejores de la serie histórica con registros también históricos de kilos producidos, ingresos obtenidos y volúmenes exportados”. Las buenas noticias siempre son bien recibidas, coincidimos todos. Siempre hay un pero; y de la reunión en el Ministerio de Madrid, no hay informaciones sobre las conclusiones del encuentro sobre los retos de la horticultura española en invernaderos entre los actores económicos de la horticultura española y su ministra; sobre, por ejemplo, ¿cuáles son las nuevas oportunidades de los cultivos en invernaderos de los españoles?, si es necesaria o no una modernización de su parque de invernaderos y de ¿cómo se hará la financiación de un posible plan renove de los invernaderos de Murcia y Andalucía?

En la horticultura de invernaderos, actualmente lo que hay son “agricultores-empresarios”. Sin embargo, muchas de las soluciones que precisa el campo almeriense trascienden la responsabilidad individual de los agricultores empresarios de Almería y requieren decisiones que deben ser tomadas a niveles más elevados y con fuertes niveles de consenso, dice una de las conclusiones del último de los informes de análisis de la Fundación Cajamar.

Asimismo, la ex-ministra española, Isabel García Tejerina, subrayó en la jornada, que permanece la gran capacidad de exportación de las hortalizas de Almería, a la que se destina más del 65% de la producción, con un valor superior a los 2.800 millones de euros, en 2016. Sin embargo, Holanda y Marruecos, principales rivales comerciales de Almería, están aumentando su volumen de exportación de manera progresiva (..) y se ha producido un estancamiento de la exportación nacional del producto más analizado, el tomate.

Del informe “análisis de la campaña hortofrutícola de Almería” de la Fundación Cajamar

“Dentro de Almería, conviven invernaderos de última generación con otros, como el modelo parral, que tienen más de veinte años de antigüedad”, indica Roberto García Torrente, director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, uno de los asistentes de Almería al acto, explicando que “la solución para la mejora de la productividad de cada una de estas fincas es, por lo tanto, diferente”. El modelo parral se implementó en Almería como evolución de los parrales de la uva de la región y tuvo su popularización en la década de los sesenta del siglo pasado. En opinión de este experto, el incremento de la rentabilidad está fuertemente asociado a las mejoras tecnológicas que se introduzcan en los parques de invernaderos de la región.

Almería y el territorio
El ayuntamiento de El Ejido, Almería, aprobó una ordenanza municipal que regula la ordenación y reestructuración de todo el entorno agrario para propiciar así una imagen mucho más acorde al competitivo sector de la hortofruticultura global. El concejal de Agricultura, Manuel Gómez, explicó que con esta normativa “plasmamos en un documento el entorno agrario que queremos tener para nuestro municipio, teniendo en cuenta la vinculación entre el futuro de la agricultura y el control biológico”. A su juicio, el de Gómez, “la ordenanza tiene que ser un ejemplo de compromiso con el futuro con la implantación de medidas adaptadas a nuestras necesidades reales”. Como aspectos más significativos, la ordenanza establece la exigencia de disponer en el exterior de las explotaciones agrícolas las conocidas como ‘infraestructuras verdes‘ o ‘setos verdes‘, en una superficie de un uno por ciento del total de la explotación, que computa dentro del 15 % de espacios libres, y que se puede ubicar bien en el perímetro o en una zona concreta, con plantas autóctonas fácilmente adaptables a nuestro clima.

Más información

*Imagen de cabecera del portal 2000 AgroLos invernaderos de Almería contrarrestan el calentamiento global

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies