Seleccionar página

Sugieren cambiar medidas de la UE contra la mancha negra en cítricos

Sugieren cambiar medidas de la UE contra la mancha negra en cítricos

El CGC exige modificar los controles tras confirmar que hay 2.000 ha infectadas en Túnez

Al contrario de lo que venían sosteniendo países como Sudáfrica, donde la mancha negra en cítricos es endémica, esta peligrosa plaga sí se adapta al clima mediterráneo. De hecho, la European and Mediterranean Plant Protection Organization, EPPO, ha emitido una alerta en la que confirma oficialmente un área infectada por este hongo en Tunez. 

A juicio del Comité de Gestión de Cítricos, CGC, la asociación que representa a los principales exportadores privados de España, este hallazgo debería forzar a la Comisión Europea, CE, a tomar medidas inmediatas. Y de esta forma dar un “giro radical” para elevar el nivel de exigencia de la normativa vigente que afecta a los principales países proveedores de cítricos de la UE: la propia Sudáfrica, Argentina, Brasil y Uruguay. 

El CGC también reclama a Bruselas que rectifique su decisión de excluir a última hora la llamada Citrus Black Spot –CBS, en inglés- del listado de ‘plagas prioritarias’. Así aseguraría no solo la vigilancia de este patógeno en los Estados miembros sino también la cofinanciación europea de posibles planes de erradicación en caso de producirse una contaminación en Europa.

Ya en junio pasado, antes de confirmarse este foco, las principales organizaciones agrarias del sector citrícola de Italia, Francia y España –incluido el CGC- solicitaban al ejecutivo comunitario modificaciones urgentes de la citada decisión. Lo hacían a causa de las siete interceptaciones por mancha negra en cítricos procedentes de Túnez, un país hasta el momento libre de esta plaga. Pero, sobre todo, reclamaban tales cambios por los informes de la European Food Safety Authority, EFSA, que advertían la capacidad del patógeno para aclimatarse a las zonas citrícolas europeas, y del riesgo de que éste pudiera transmitirse a través del fruto. Dichos estudios no impidieron al Gobierno de Sudáfrica anunciar una denuncia contra la UE en la OMC, acusándola de que las medidas para evitar el contagio de este hongo ocultaban “prácticas proteccionistas” y suponían un “gasto inasumible” para su país.

Así las cosas, con la plaga por primera vez a las puertas de Europa, más allá de bloquear las importaciones de Túnez, lo que realmente se necesita es la revisión que reclama el sector europeo.

Concretamente, el sector europeo insiste en que se:

  • advierta que a partir de la quinta detección del patógeno en las partidas procedentes de los citados países, se ordene el cierre inmediato de las fronteras
  • exija que se suspenda el canal paralelo hoy permitido, con controles fitosanitarios más laxos, si el importador aduce que estos cítricos tienen por destino su transformación en zumo
  • reitere que es necesario acordar los criterios técnicos con los que se realizan esos controles, así como  la instrucción de los inspectores para garantizar una mayor cualificación y sensibilización. 

Esta última reivindicación se relaciona con la línea de denuncia del CGC, que siempre ha cuestionado el relajamiento de las revisiones en el principal punto de entrada de los cítricos a la UE, el puerto de Rotterdam.

Pero más allá de lo acontecido con Túnez, parece claro que la regulación europea vigente está lejos de ofrecer garantías. Por ejemplo, entre 2016 y 2017 se realizaron 36 interceptaciones portuarias a causa de este patógeno. Y ya en 2018 estas se habian dispararon a 53. 

Es de anotar que mplementar los cambios requeridos para Argentina, Brasil, Uruguay y Sudáfrica, no supondría ir más allá de los protocolos exigidos por EEUU o China, que, al contrario de la UE, sólo aceptan partidas de zonas declaradas libres de este hongo.

Indemnizaciones a los citricultores

Recientemente se conocía también que la CE ha limitado a 19 el listado de plagas que alcanzarán la condición de ‘prioritarias’. Y que de este listado se ha eliminado la mención al CBS, que sí defendió la EFSA en su recomendación. Por tal concepto, Bruselas entiende que aquellas enfermedades son las de mayor repercusión sobre la economía, el medio ambiente y la sociedad. Y que son plagas cuarentenarias sujetas a medidas más estrictas de vigilancia, planes de acción para su erradicación, de contingencia y que dispondrían de una mayor cofinanciación de la UE.

“La súbita eliminación del CBS de este listado, sugiere que la CE podría estar tentada a ahorrarse la cofinanciación de las medidas necesarias para la erradicación e indemnización de los agricultores afectados por un posible foco de este hongo”, señala el presidente del CGC, Manuel Arrufat. “Estoy convencido de que la exclusión no es por tal motivo pero, para evitar malas interpretaciones, convendría que el nuevo comisario rectifique y cambie el protocolo de importación y el desarrollo del artículo referido a las plagas prioritarias”, concluye el Sr. Arrufat.

El CBS

Como su nombre indica, la mancha negra en cítricos provoca la aparición de graves lesiones necróticas en la corteza de los frutos, lo que hace imposible su comercialización en fresco. En ausencia de medidas de control adecuadas (de sucesivos tratamientos fungicidas), los daños causados por el CBS pueden alcanzar incidencias del 90% en los frutos afectados. Un estudio pormenorizado del IVIA sobre la expansión de este hongo en Sudáfrica, demostró que la enfermedad apareció inicialmente en zonas de veranos lluviosos y luego se extendió a provincias limítrofes con climas áridos, idénticos a los de la cuenca del Mediterráneo.

Información del Comité de Gestión de Cítricos, CGC.

 

Últimos tweets

Todas las informaciones

Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies